Porno

Europa quiere acabar con la pornografía

La próxima semana el Parlamento Europeo votará una propuesta que podría prohibir cualquier forma de pornografía en los medios, lo que para muchos supone atentar contra las libertades.

La próxima semana la Unión Europea votará prohibir cualquier forma de pornografía en los medios, lo que ve como una amenaza para las libertades y pone contra las cuerdas a una de las industrias que mueven más dinero en el mundo.

La propuesta, titulada “Eliminating gender stereotypes in the EU” permitiría a la Unión Europea ayudar a asegurar los derechos de las personas de todos los géneros, y particularmente de las mujeres.

En el informe se dice que hay una tendencia “cada vez más evidente” de mostrar a las mujeres vestidas provocativamente “en poses sexuales”. También se comenta que la pornografía se está volviendo convencional, y que por tanto está entrando en nuestras vidas como algo “universalmente aceptado, a menudo idealizado, un elemento cultural”.

Por otra parte, si realmente se aprobara, la propuesta iría en contra de las libertades civiles de 500 millones de ciudadanos.

Para Christian Engström, miembro del Parlamento Europeo por Pirate Party, el peligro está en los detalles y advierte en su blog que la redacción de una vieja resolución de 1997 podría llevar a “medidas legales que impidan cualquier forma de pornografía en los medios”.

De hecho, se sugiere que los proveedores de acceso a internet adquirían derechos policiales sobre sus clientes, de forma similar a lo que ocurre en Estados Unidos con la piratería.

Es más, cualquier tipo de contenido sexual en la web, en plataformas tan abiertas como Twitter, podría controlarse y eliminarse, e incluso crearse organismos reguladores que controlaran y multaran a los medios que utilizaran anuncios discriminativos, por ejemplo.

Ahora puedes leer los artículos de ITespresso en Google Currents: ¡Suscríbete!

Mesa redonda 2.0

Cloud: el modelo de computación diseñado para transformar los negocios

El gesto de subirse a la nube se ha convertido ya en cotidiano. Aunque todavía queda camino por recorrer y experimentar, cloud computing ha dejado de ser una extraña expresión tomada de la jerga estadounidense para consolidarse como el compañero ideal de negocios de todo el mundo. Y también de todos los sectores. En la nube hay sitio para el software, para los servicios, para la seguridad, para el almacenamiento, para la impresión, para la gestión energética, para la colaboración, para la productividad y para mucho más.

Analizamos las entrañas de la nube con la ayuda de cuatro destacados representantes de la industria tecnológica: Beeva, Konica Minolta, Panda y Schneider Electric. Vea nuestra mesa redonda aquí.

Último comentario




0 respuestas a Europa quiere acabar con la pornografía

Los comentarios están cerrados.