Google defiende el modelo de negocio de Android ante la Comisión Europea

LegalMovilidadRegulaciónSO Móviles

Bruselas considera que el sistema operativo móvil limita la competencia y asegura que Google ha violado las normas antimonopolio de la UE por exigir a fabricantes y operadores la preinstalación de su buscador y navegador.

Hace unos días la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, ya adelantó en un evento en Holada que estaban investigando a Google por llevar a cabo prácticas anticompetitivas con su sistema operativo Android. Ahora, el organismo comunitario ha emitido un pliego de cargos contra la empresa de la gran G por abuso de posición dominante con su plataforma móvil.

“Un sector de Internet móvil competitivo es cada vez más importante para los consumidores y empresas en Europa”, señala Vestager en un comunicado. “Sobre la base de nuestra investigación hasta el momento, creemos que el comportamiento de Google niega a los usuarios una gama más amplia de aplicaciones y servicios móviles y se interpone en el camino de la innovación para otros players”, afirma.

La responsable pone de manifiesto que alrededor del 80% de los dispositivos móviles inteligentes del Viejo Continente y del mundo ejecutan Android. Google habría violado las normas antimonopolio de la UE al exigir a los fabricantes preinstalar Google Search y el navegador Chrome y prevenir a los proveedores de vender dispositivos con sistemas operativos rivales basados en el código open source de Android.

La firma de Mountain View también ha sido acusada de ofrecer incentivos financieros a los fabricantes y operadores por preinstalar exclusivamente el buscador de Google en sus terminales, según informa Reuters.

Google ya se enfrentó a cargos por promover su servicio de compras en las búsquedas de Internet por encima de otros productos rivales. El caso se inició en 2010 y pese a que se han realizado tres tentativas para resolverlo, no se ha cerrado aún.

La respuesta de Google

Google no ha tardado en responder al pliegue de cargos mediante un escrito. La firma asegura que toman en serio las preocupaciones de Bruselas, pero “también creemos que nuestro modelo de negocio mantiene los costos bajos de los fabricantes y su flexibilidad alta, mientras que ofrece a los consumidores un control sin precedentes de sus dispositivos móviles”.

La empresa insiste en que sus acuerdos con socios son totalmente voluntarios, puesto que cualquiera puede usar Android sin Google, descargando su código y construyendo un teléfono. con él. Como ejemplo de esto, cita a Amazon.

“Cualquier fabricante puede elegir cargar el paquete de aplicaciones de Google a su dispositivo y añadir libremente otras apps también. Por ejemplo, los telégfnos de hoy en día vinen con decenas de apps preinstaladas de Microsoft, Facebook, Amazon, Google, compañías de telefonía y más”, comenta el vicepresidente y consejero general de Google, Kent Walker.

“Mientras Android es libre de ser usada por los fabricantes, es costosa de desarrollar, mejorar, mantener segura y defender contra demandas de patentes”, justifica el responsable. “por ello proporcionamos Android de forma gratuita, pero compensamos los costes a través de los ingresos que generamos de nuestras aplicaciones y servicios de Google que distribuimos mediante Android”, añade. Walker argumenta también que los usuarios pueden personalizar y descargar apps fácilmente en sus teléfonos, incluyendo competidores de sus servicios.

“Android ha ayudado a fomentar un notable y sostenible ecosistema basado en un software de código abierto y promoviendo la innovación. Esperamos continuar trabajando con la Comisión Europea para demostrar que Android es bueno para la competencia y para los usuarios.”, concluye el directivo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor