Groupon quiere ser Amazon y se lanza a comprar almacenes

CloudeCommerceEmpresasMarketing

La página de cupones está planeando la compra de varios almacenes para su negocio de venta de artículos físicos.

Tras ser una de las niñas bonitas de Internet en sus comienzos, el camino de Groupon desde su salida a bolsa no ha sido fácil. El modelo de cupones funciona hasta cierto punto, pero es bastante limitado, por lo que la compañía parece haber echado un vistazo a su alrededor y ver a qué otras empresas de ecommerce les va bien. Y, por supuesto, se han encontrado con Amazon. Por ello Groupon lanzó Goods hace casi dos años y ahora está pensando en tener sus propios almacenes para acelerar el proceso de compra y envío.

“Al internalizar el envío mejoraríamos los márgenes”, aseguró Eric Lefkofsky, nuevo CEO de Groupon, en una entrevista. “Seguirá siendo una selección limitada de artículos, no vamos a venderlo todo”, aclaró, apuntando a que de momento no quieren ser Amazon (o por lo menos no de forma abierta).

La compañía está ya pensando en hacerse con un almacén en Kentucky e irá añadiendo más con el paso del tiempo, aunque Lefkofsky aseguró que cree que con tres almacenes en Norteamérica tendrían suficiente. Los beneficios son claros: se reduciría el tiempo de envío del artículo a los usuarios, además del control más completo que esto le permitiría a Groupon tener sobre su negocio.

Groupon Goods es una rama lanzada por la firma en septiembre de 2011 y que se centra en la venta de merchandising a precios reducidos. Hasta ahora los artículos se guardaban en los diferentes almacenes de sus partners, por lo que los envíos podían tardar varios días en llegar a sus destinos, como recoge The Wall Street Journal.

Eric Lefkofsky, cofundador junto con Andrew Mason de Groupon, fue su sustituto como CEO y en la entrevista se deja ver que ambos no mantienen una muy buena relación. “Él quería una ruptura limpia con la compañía”, aseguró Lefkofsky, sin dar más detalles. Ambos crearon Groupon juntos y Mason fue el CEO hasta que fue obligado a abandonar el pasado mes de febrero. Que el sustituto haya sido Lefkofsky no le debe de haber sentado demasiado bien.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor