HTC Desire

ComponentesEmpresasMovilidadWorkspace
0 0

El gemelo del Nexus One de HTC es un smartphone potente y con multitud de posibilidades gracias a la plataforma Android.

El terminal ejecuta cualquier aplicación con rapidez gracias al potente procesador Snapdragon de 1 Ghz. Sin duda, el modelo es una de las mayores apuestas del fabricante taiwanés para el futuro, así como de la propia Google al disponer de Android 2.1 de serie y ser uno de los primeros que recibirá el upgrade a la versión 2.2 de la plataforma. Así, muchas de las últimas herramientas de la compañía de Mountain View como Goggles, las búsquedas por voz o Navigation funcionan perfectamente en el dispositivo.

El HTC Desire dispone de una pantalla de 3,7 pulgadas y la interfaz HTC Sense, muy cómoda de utilizar y de personalizar mediante widgets. Gracias a ésta se puede acceder rápidamente al tiempo, el correo electrónico, las noticias (configurables mediante RSS de diversas fuentes o palabras clave) o los contactos. Éstos últimos se pueden organizar mediante grupos en el widget Personas, para hacer que sea más fácil, llamar enviar un mensaje o mail a aquellos más frecuentes.

La “agenda” del móvil también cuenta con ese halo social tan ventajoso. Al añadir teléfonos a la lista de contactos, también se pueden vincular estos con sus correspondientes cuentas de Facebook o Flickr y poder acceder a sus actualizaciones en dichos espacios. Igualmente, el terminal viene ya con la aplicación Peep incocporada, para recibir en la pantalla principal los últimos mensajes directos o menciones en Twitter. La subida de fotos y vídeos a estas plataformas también resulta muy sencilla en el terminal, así como la actualización de estado que, gracias a Friend Stream, puede hacerse simultáneamente para varios de estos servicios.

La apariencia del terminal es muy atractiva y tiene dos ventajas en relación a su hermano gemelo, el Nexus One. En primer lugar, sus botones de función son físicos y no están incorporados en la pantalla. Esto posibilita que estén siempre a mano y facilitan la interacción con el smartphone. Lo mismo ocurre con el trackpad óptico, el cual facilita la navegación y le da precisión a algunas acciones más dificultosas a través de la interacción táctil. El trackpad de bola del terminal de Google está a un mundo de esta herramienta.

La cámara de fotos del Desire cumple bastante bien. Sus 5 megapíxeles posibilitan la obtención de instantáneas de calidad aceptable, a lo cual también ayudan el autofocus y flash incorporados. Como características extra dispone de detección de rostros y geotagging.

Se echa de menos mayor capacidad de grabación en vídeo, sobre todo, cuando otros smartphones ya empiezan a añadir esta funcionalidad a sus prestaciones, pero se espera que con Android 2.2, que llegará en breve a los terminales de Vodafone y Orange, la cámara se actualice y permita captar imágenes en movimiento a 720 p.

Las fotos, vídeos y archivos musicales tienen sitio de sobre para ser almacenadas en el teléfono con hasta 32GB de capacidad gracias a su ranura para tarjetas Mini SD. Cuenta con Radio FM y al ser un teléfono Android incluso pueden encontrarse apps en Android Market que permiten descargar canciones en Mp3 de forma gratuita, algo muy valorable sí se está acostumbrado a tener que pasar por servicios de pago como iTunes para poder disfrutar de música en cantidades abundantes.

El Desire cuenta con conectividad 3G, WiFi, Bluetooth 2.1 y GPS. Se agradece que el terminal tenga una conexión mini USB para cargarse y acceder al PC, ya que así es posible aprovechar los cables de otros terminales y gadgets para cargarlo si no se tiene el suyo a mano. Igualmente, también es muy útil que HTC le haya dotado con conector de audio minijack de 3.5 mm, un estándar para los auriculares de toda la vida.

Quizá la mayor pega del Desire, como ocurre con la última hornada de teléfonos inteligentes, sea la escasa duración de su batería. Por lo general, y aunque no se navegue demasiado por Internet, el Desire requiere una carga diaria, lo cual en algunos casos, y más en estas fechas de desplazamientos, se vuelve algo molesto.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor