Kaspersky pide a Europa que investigue a Microsoft por prácticas monopolísticas

Gestión de la seguridadJusticiaRegulaciónSeguridad

La compañía de seguridad le acusa de competencia desleal en el mercado de protección de amenazas online.

Se le abre otro frente a las autoridades de Competencia de la Comisión Europea. Los encargados de investigar las prácticas monopolísticas en la Unión Europea deberán investigar las acusaciones de Kaspersky. La compañía fabricante de soluciones de protección cibernética ha solicitado al organismo de la Comisión que investigue a Microsoft por abuso de posición dominante en el mercado de los sistemas operativos para ordenador y competencia desleal en el de las herramientas de seguridad online.

Kaspersky también ha implicado al Bundeskartellamt, el órgano alemán encargado de la regulación de la competencia, en la investigación de las posibles prácticas monopolísticas de Microsoft.

Según explican desde Kaspersky, con el lanzamiento del sistema operativo Windows 10, el gigante de Redmond ha creado obstáculos añadidos a los fabricantes de soluciones de seguridad, al implementar mecanismos por los cuales favorecen el acceso de los usuarios a su sistema Windows Defender frente a herramientas de terceros. Esto se traduce en una reducción del nivel de protección de los consumidores, además de ir contra su derecho a elegir. Para las empresas de software antivirus implica, además, pérdidas financieras.

La compañía solicita a las agencias que analicen una serie de aspectos en las prácticas de Microsoft, como sus recomendaciones públicas de reemplazar las soluciones de la competencia con sus propias herramientas, induciendo a los usuarios ideas erróneas sobre las propiedades de sus sistemas de defensa y obstaculizando la descarga o actualización de soluciones de terceros.

Otra de las denuncias de Kaspersky es que Microsoft no les facilitó el acceso a la nueva versión de su sistema operativo hasta unos días antes de su lanzamiento, en vez del periodo habitual de dos meses con el que cuentan para adaptar sus soluciones. Además, en algunos casos la actualización a Windows provocó que se eliminasen aplicaciones de seguridad de terceros. Por último, desde Kaspersky critican la dificultad para eliminar completamente Windows Defender.

Ahora será el organismo liderado por Margrethe Vestager el que deberá investigar si hay fundamento en las acusaciones de Kaspersky y, en caso necesario, si decide tomar medidas contra los de Satya Nadella.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor