La guitarra eléctrica (completamente funcional) más pequeña del mundo

Empresas

De nada sirve construir algo muy pequeño si luego necesitas dedetes de liliputiense para manejarlo. Por eso el fabricante de esta guitarra eléctrica reducida a la mínima expresión ha decidido prescindir de todo lo que supone un impedimento físico para poder disponer de uno de estos instrumentos perfectamente operativo, ideal para viajar con él sin tener que acarrear el habitual estuche pero que aun así se pueda manejar sin excesivas diferencias con respecto a una guitarra normal. Y parece que lo han conseguido. Con menos de 73 cms. de longitud esta guitarra cabe en más de una maleta o a las malas en un estuche que no supone un incordio habitual para quien ya lleva un equipaje de cierta consideración.

Con sus 22 trastes y poco más, esta guitarra ha invertido la tradicional estructura con clavijero en la parte superior para, al incluirlo en la inferior, ahorrar espacio por arriba.

Al situar el clavijero en la parte inferior, y dejando en lo que sería el “cuerpo” poco más espacio para que las cuerdas permanezcan en su lugar, se ha conseguido reducir al máximo el tamaño del instrumento. Y dado que es eléctrica y que no precisa de caja de resonancia las dimensiones del cuerpo pueden verse jibarizadas hasta parecer poco más que un clavijero algo singular, como una guitarra a la que le faltase el cuerpo… pero totalmente funcional.

La vibración de sus cuerdas acústicas de bronce se recogen gracias a un captador piezoeléctrico que genera un sonido limpio  y sin distorsiones que reproducir a través de un amplificador. Para adoptar una cómoda postura a la hora de tocar, se acompaña una pequeña pieza metálica que se inserta en la miniguitarra de manera que podamos apoyarla en la rodilla.

Su precio, unos 320€, no parece excesivo para un instrumento que nos permitirá viajar con cierta comodidad sin prescindir de la música. ─[Hammacher Schlemmer]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor