La niña que aparece y desaparece en medio de la carretera

Empresas
0 0

Vas en tu coche, conduciendo tan ricamente. Día tranquilo. Llegas a una zona cercana a un colegio, no se puede correr mucho, ya sabes. Suspiras. Ligeramente, cede la presión de tu pie sobre el acelerador. No hay badenes, así que decides que no merece la pena frenar mucho: no se ve un alma.

De repente, una extraña niña aparece de la nada, cruzando la carretera sin ningún cuidado para recoger su pelota rosa. Antes de que repares en sus algo distorsionadas proporciones y vaporosa textura, pegas un frenazo que casi te hace comerte el puñetero parabrisas. ¿De dónde ha salido la cría? ¡No había nadie en las aceras! Y antes de que le puedas echar un segundo vistazo, se ha disuelto totalmente en el aire.
Se te pone la piel de gallina.
¿Era una niña fantasma, o qué demonios…?

El fenómeno tiene una explicación que puedes encontrar tras el salto: lo que no se sabe es si es más o menos racional que ver un fantasma.

Es aquí donde entra en juego la tecnología.

Tecnología de dos organizaciones canadienses, que han tenido la genial ideal de instalar un dispositivo de 11.700 euros que proyecta una niña corriendo tras una pelota rosa, en tres dimensiones.

Se ha hecho en una calle de Vancouver. La aparición se ve de manera borrosa desde lejos, claramente y en 3D a 30 metros, y se pliega sobre el pavimento si nos acercamos más. Si esto lo ves de noche se te ponen los cojoncillos de corbata, amigo.

El propósito de semejante tinglado es recordar a los conductores que deben “esperar lo inesperado“, pero parece que lo que realmente hace es pillar totalmente desprevenidos a algunos conductores, lo que puede conllevar un accidente por tratar de esquivar a nuestra chica imaginaria que, al fin y al cabo, aparece en medio de la calle, no desde ningún lugar.

¿Es racional gastarse miles de euros para acabar provocando accidentes? Esperemos que realmente los conductores se mentalicen y sirva de algo, porque estará situado en el lugar durante una semana. Por otra parte, en el lugar la velocidad máxima es de 30 km/h, en teoría más que suficiente como para verla y frenar suavemente o rodearla. — Javier G. Pereda [The Glove and Mail]

Autor: Javiergp
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor