Las ventas de vinilos generan más ingresos que YouTube a las discográficas británicas

Cloud

A pesar de que los vinilos sean un formato prácticamente reservado para coleccionistas, al parecer sus ventas en Reino Unido generan más ingresos para las discográficas británicas que servicios como YouTube.

El streaming musical es algo ya totalmente asumido por la industria musical, y en lugar de combatirlo lo aceptan y colaboran con las plataformas legales para el mismo, pero eso no quiere decir que les resulte totalmente rentable. Al menos eso es lo que ha indicado el responsable del BPI británico, la principal asociación de la industria musical en el Reino Unido, que asegura que ganan más con las ventas de vinilos que con YouTube.

Geoff Taylor a anunciado en la conferencia Music Futures que las ventas de vinilos en 2013 supusieron 12,1 millones de libras, y que en 2014 ya se consiguieron vender 1,2 millones de vinilos. Estas cifras de ingresos serían mayores que las obtenidas por los 14.000 millones de visionados de música en YouTube.

Ante estas declaraciones, los responsables de YouTube han indicado que gracias a su portal de vídeos, la música puede llegar muy fácilmente a más de 1.000 millones de personas en más de 80 países, facilitando la expansión internacional de la industria de forma mucho más sencilla y global.

Además, según su datos, YouTube habría pagado ya más de 3.000 millones de dólares a la industria musical, ofreciendo herramientas como YouTube for Artists, así como servicios de suscripción como YouTube Music y YouTube Red, con los que los usuarios pagan una suscripción y esperan poder aumentar los ingresos.

Para Taylor Geoff esto no parece ser suficiente y piden cambios legislativos para que se siga permitiendo el streaming musical, pero que con él se mejoren los ingresos obtenidos por los artistas y discográficas, que para ellos no se corresponden con los que obtienen los portales que ofrecen streaming, con un crecimiento cada vez mayor.

También buscan que se persiga más el que se compartan contenidos ilegalmente y que no les basta con el hecho de que las plataformas se laven las manos diciendo que no son los responsables de los contenidos que los usuarios suban y que solo se comprometan a eliminarlos en cuanto se les notifique. ¿Habrá cambios legislativos respecto al streaming en Europa en 2016?

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor