Los jueces a Samsung: “no pueden usar películas de ciencia-ficción como prueba”

EmpresasMovilidadTabletas

La interminable disputa legal entre Apple y Samsung por un quítame allá esas patentes de tablet continúa con un episodio que casi parece propio de un capítulo de la serie “Futurama”. Llega el momento de presentar pruebas que permitan a Samsung argumentar su postura y se descuelgan con material perteneciente entre otros a la película “2001, una odisea del espacio“. Una rebuscada fórmula de justificar que hay diseños preexistentes que invalidan el petitum de Apple. En el Juzgado no parecieron muy conformes con la estrategia y les dijeron a Samsung que se buscasen otra línea de defensa menos imaginativa.

Además de mostrar parte del metraje de la película de Kubrick en donde vemos a los protagonistas desayunar mientras en la mesa hay unas pantallas en las que ven entrevistas o mensajes de vídeo de sus familiares en Samsung también se han valido de secuencias de una serie televisiva británica, “The tomorow people” para tratar de demostrar que hace ya décadas que el cine y la televisión se han encargado de presentar dispositivos similares a los tablet por lo que Apple no podría adjudicarse la patente de los mismos e impedir a Samsung que también los fabrique.

La cuestión es que a pesar de eso la patente de Apple sigue siendo válida y Samsung sigue sin demostrar que no lo sea. El argumento no ha bastado para convencer a la juez Lucy Koh que ha inadmitido los vídeos como prueba. Quizá porque en el caso concreto de “2001, una odisea del espacio” aunque visualmente pueda parecer muy semejante el resultado a un desayuno actual con el tablet sobre la mesa en la película no vemos en ningún momento que los protagonistas acarreen una pantalla ultraplana sino que queda bastante claro que se trata de pantallas encastradas en el mobiliario.

Esto cada vez más parece un caso para Ally McBeal y Bizcochito (“Poughkeepsie“). ─[The Verge]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor