Wikileaks: “Mannig tenía una ideología hacker, que se basa en los pilares de una información libre”

CloudEmpresas

Wikileaks y Assange cuenta desde dentro como se preparó la mayor filtración de la historia.

¿Qué motivó al soldado Bradley Maning? ¿Cuán oscuro es Julian Assange, el último gran héroe al que una demanda por violación ha empañado el aura? ¿Cómo se decidió el lanzar al mundo todos los cables diplomáticos estadounidenses?
Mucho se ha escrito sobre Wikileaks, sobre el cablegate y sobre cómo ha cambiado el mundo y sobre todo el acceso a la información la filtración de hace unos meses.

“Wikileaks explota en un momento de crisis de los medios tradicionales. Internet se los está comiendo“, ha explicado esta mañana David Leigh, durante la presentación de Wikileaks y Assange, publicado por Deusto y escrito a dos manos por Leigh y Luke Harding. Los dos autores son periodistas en The Guardian y fueron las dos primeras personas en acceder a los cables. Leigh ha descrito a Assange como una persona “difícil, volátil y arrogante”.

En un primer momento, Assange estaba dispuesto a subastar la información, para que se la llevase el mejor postor, pero fue convencido para que se liberase a varios medios y así su difusión fuese mayor. La información llegó, supuestamente, vía Bradley Maning, un joven soldado que no habría ganado nada -sino más bien perdido- con su acción. “Mannig tenía una ideología hacker, que principalmente se basa en los pilares de una información libre y el ataque a los gobiernos a favor de la información libre”, explicaba a la prensa Leigh.

Más información sobre el libro y su contenido en Silicon News

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor