Microsoft agiliza el proceso de actualización de Windows 8

EmpresasPCWorkspace

Microsoft ha reducido un 82% el número de clicks necesarios para instalar Windows 8 y elimina la necesidad de tener que escribir la clave de producto de 25 dígitos para activar el producto.

Microsoft quiere que la actualización a Windows 8 desde versiones anteriores del sistema operativo sea más fácil y rápido, para lo que ha conseguido reducir el número de clicks un 82%.

En el blog Building Windows 8, Steven Sinofsky asegura que el objetivo de la compañía es “mejorar la configuración con el fin de reducir los tiempos”.

Desde la compañía han reconocido en varias ocasiones que a pesar de ser un proceso fácil, las instalaciones de Windows han sido un tormento que puede durar hasta cuatro horas y ahora quieren convencer a más de 450 millones de usuarios de Windows 7 que pueden actualizar fácilmente a su próxima versión de Windows. Eso sin olvidar la enorme base de usuarios de Windows Vista y Windows XP.

Para hacer las cosas fáciles desde el comienzo, Microsoft venderá descargas de Windows 8 como alternativa a que los usuarios tengan que comprar un disco físico, que es algo similar a lo que Apple ya hizo cuando lanzó Mac OS X Lion. Pero a diferencia de Apple, Microsoft deja la puerta abierta a los que prefieran comprar el DVD, aunque espera que la mayoría de la gente opte por la opción de la descarga. Lo que por ahora no se sabe es si habrá una diferencia de precio entre la descarga y el DVD físico de Windows 8.

Los que quieran hacerlo más fácil podrán iniciar la actualización con el asistente online y después completarlo moviendo Windows 8 al desktop. Microsoft asegura que el proceso será “una experiencia integrada de principio a fin”. Es más, la opción de instalación fácil no exigirá que se introduzca la clave de producto para activar la copia de Windows, porque ésta estará embebida en la imagen de disco que se ha descargado durante el proceso de configuración.

Lo primero que hará Microsoft antes de iniciar la instalación online será explorar el PC para determinar que es compatible con Windows 8, y se ofrecerá al usuario un informe detallado sobre si hay algún problema de actualización con las aplicaciones o periféricos del sistema. Esta exploración también permitirá a la compañía determinar automáticamente el idioma del sistema operativo o si se pueden soportar versiones de 32-bit o de 64-bit.

Una vez que se inicie el proceso de instalación el usuario podrá escoger si quiere mantener sus perfiles de Windows, incluidas las cuentas, aplicaciones y archivos personales, o no mantener nada y empezar con una versión limpia de Windows 8.

Lo normal es que los usuarios de Windows 7 puedan mantener las aplicaciones, configuración de Windows, cuentas de usuarios y archivos cuando actualicen a Windows 8; los usuarios de Windows Vista podrán mantener su configuración, cuentas de usuarios y archivos, mientras que los de Windows XP sólo serán capaces de mantener sus cuentas de usuario y archivos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor