Palomas graffiteadas para darle color a la ciudad

Empresas

En las ciudades, además de personas conviven con nosotros muchos animales. Algunos conocidos y queridos como las mascotas, otros ocultos como las ratas e insectos, y en el aire, las palomas, que son las que realmente dominan todo, yendo por donde quieren y soltando regalos a placer. El color monótono de estas ratas del aire ha llevado a dos “artistas” a idear un sistema para colorear automáticamente palomas en su búsqueda de hacerlas más agradables.

Julian Charrière y Julius von Bismarck han decidido ellos solos y sin consultarle a ninguna paloma, pintarlas de colores con un aparato colocado en los tejados. Al posarse la paloma, queda atrapada y una cinta transportadora la lleva a una zona donde varios sprays la pintan de colores para luego soltarla.

Vale, la tinta no es tóxica y según ellos no daña para nada a la paloma. Pero no sé, a mi no me haría gracia que me pintaran sólo por darle un toque de color a la ciudad.

El proyecto se llama “Some Pigeons Are More Equal Than Others” (algunas palomas son más iguales que otras) y comenzó en Copenhague para luego acabar en Venecia. Lo que no me queda claro es si, a pesar de que no sea tóxico, el hecho de ser de colores rarunos no les creará problemas con otras palomas o el entorno.

¿Cómo lo veis? ¿Una idea simpática y agradable para hacer más vistosa una ciudad o una manera cruel de marcar palomas inocentes por pura frivolidad cromática? [PSFK]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor