Picaresca en Pinterest: el spammer que gana $1.000/día con la nueva red social fotográfica

Empresas

No está mal ganar unos mil pavos al día mientras son los demás los que van entrando en los sitios web que tus bots van programando. Cual miguicas de pan que sigue Pulgarcito, la nueva red social Pinterest ya cuenta con el dudoso honor de tener un avispado que está forrándose aprovechando las posibilidades que le permite el funcionamiento de la misma para generar cuentas que plagan Pinterest de fotografías que enlazan con productos a la venta. Y ya sabes como va el resto, un click, un centavo… muchos clicks… $1.000/día.

La rutina diaria de este anónimo spammer que ha explicado en una entrevista a qué se dedica en las últimas semanas es bien sencilla.

En primer lugar hay que crear “sienes y sienes” de cuentas fantasma en Pinterest. Miles, de hecho, por un método que evidentemente no ha revelado pero que está automatizado.

A partir de ahí se trata de jugar con las imágenes de objetos, prendas de ropa, adornos… lo que se te ocurra, enlazando hasta el infinito a cada una de ellas hasta hacerlas notorias y conseguir que destaquen en las listas de popularidad. Cuando alguien pincha en la foto de marras ¡oh, sorpresa! llega a la página de Amazon donde se vende dicho objeto a través de la cuenta en dicha web del avispado spammer. Y la gente lo compra. Y este se embolsa su comisión.

Los primeros días (del 20 al 29 de febrero) los ingresos alcanzaron los $2.000. A partir de ahí cambió el modo en que orquestaba todo este sistema hasta conseguir un sustancial incremento de las ganancias, que pasaron a oscilar entre los $500/800 diarios.

A partir de ahí la cosa alcanzó la velocidad de crucero estabilizándose alrededor de los $1.000 diarios con picos de hasta $1.900. La cuestión es que conforme pasa el tiempo va perfeccionando su método (que no va a detallar, aunque insiste en que no es especialmente complicado) y que espera en las próximas semanas elevar la media de ingresos hasta los $2.500 diarios.

También expresa su resignación ante la circunstancia de que todo puede deberse simplemente a cierta desidia o permisibilidad en cuanto a la posibilidad de efectuar operaciones de esta naturaleza por parte de los propios programadores de Pinterest, siendo consciente de que quizá de un día para otro se bloquee el “agujero” que le permite estos pingues beneficios y la vaca deje de dar leche.

Y nosotros en casa perdiendo el tiempo en no ganar esa guita. ─[Daily Dot]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor