¿Por qué hay un USB empotrado en la pared?

Empresas
0 0

Los proyectos de arte son de lo más variado. Por ejemplo, en un tiempo en donde cada vez es más rápido el acceso a Internet ya no es necesario intercambiarse información con disquetes (ni con su “evolución tecnológica”, los pendrives). Sin embargo, han ideado un proyecto de arte pensando que sería curioso poder compartir cualquier cosa por la calle. Sin embargo, dejar pendrives sueltos no tendría éxito, ya que la gente los cogería para usarlos personalmente. Ahora bien, si se empotran en una pared de tal forma que nadie se los pueda llevar, pero sí acceder a ellos, la cosa puede resultar interesante. Te damos más detalles de este asunto después del salto.

Así, la idea es que cualquiera pueda dejar cualquier contenido en el pendrive y también leer lo que hay dentro, para saciar su curiosidad. Además, al margen de lo que cada usuario quiera meter, todos los pendrives incluyen un fichero de texto explicando en qué consiste la idea. De momento, el proyecto de momento se limita a 5 USB empotrados en la ciudad de Nueva York (Estados Unidos de América). No obstante, como en cualquier lugar público, hay que extremar las precauciones y en este caso en particular, si se pretende usar dichos pendrives, lo mejor es tener un buen antivirus actualizado. Al margen de esto, es un poco incómodo estar con el portátil en la mano, por lo que es posible que algunos de sus usuarios vayan preparados con una silla plegable. Eso, y un alargador de USB para no rozar el portátil con la pared, claro. [Dead Drops via MAKE]  — Fco. José Cañizares.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor