Salvado por los piños [Veredicto: el oro le ganó al plomo]

Empresas
0 0

Lo malo: que tu hermano te pegue un tiro en tó la boca.

Lo bueno: que te salva tu colección de dientes de oro.

Una hilera de dientes dorados es algo de un gusto cuanto menos discutible, pero al protagonista de esta noticia le ha salvado la vida después de recibir un disparo en la boca causado por su hermano en el transcurso de una pelea. Ya sabéis, las típicas rencillas de familia. Y aún hay más.

Decía Jardiel Poncela “se odiaban como hermanos”.

Y en este caso desde luego algo de eso había entre dos hermanos de Nueva Orleans. De otra manera no se explica que una discusión desemboque en pelea y esta en “balasera”, terminando el proyectil chocando contra la dentadura de uno de los dos hermanos en liza quien, afortunadamente, en algún momento se vio guapo con todos los dientes de oro y ese resistente material ha sido más fuerte que el plomo evitando que la cosa terminase de mala manera.

La discusión comenzó a acalorarse con respecto a unos temas relacionados con la marihuana que la víctima se estaba fumando y que pertenecía a su hermano, ya sabéis, la típica discusión entre hermanos que al final se te va de las manos. Tras recibir el disparo y ya en el hospital con la boca llena de gasas llegó la parte confusa del asunto, pues le resultaba difícil hacerse entender y la Policía tardó en comprender cuál de sus hermanos había sido el autor del disparo, pues uno se llama Waltdell y el otro Waldell. Ahora probad a pronunciarlo con la boca llena de gasas

Porque no el impacto pero sí el rebote causó en la víctima una pequeña herida en el labio superior. Afortunadamente el protagonista podrá contar lo sucedido con una sonrisa en los labios a prueba de balas. ─Antonio Rentero [Uptown Messenger]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor