Se acabó el roaming: una buena noticia con algunas sombras

MovilidadRedes inalámbricas

Los residentes en la Unión Europea ya no tendremos que pagar un sobrecoste por acceder a la red móvil y de datos de las operadoras de otro país europeo.

Hoy, 15 de junio de 2017, es una fecha histórica para el panorama de las telecomunicaciones en la Unión Europea. Las presiones de los consumidores, recogidas por el Parlamento y la Comisión Europea, dieron como resultado la eliminación del roaming, que hoy entra en vigor.

La consecuencia más inmediata: los ciudadanos y residentes en la Unión Europea ya no tendremos que pagar un sobrecoste por acceder a la red móvil y de datos de las operadoras del país de destino. La medida, conocida como Roam Like at Home, se aplica tanto a clientes de contrato como de prepago.

Los usuarios no tendrán que hacer nada para beneficiarse del fin del roaming. Todas las operadoras europeas estarán obligadas a suprimir los sobrecostes de la itinerancia de llamadas y datos desde hoy, previo aviso a sus clientes, para que puedan disfrutar del mismo plan de datos y llamadas que en su país de origen.

Una buena noticia que, sin embargo, tiene algunas sombras. La primera, la posibilidad de que las telecos puedan seguir exigiendo a los usuarios un pago por utilizar sus servicios en otro país. Este pago, establecido para evitar fraudes, será como mucho de 7,70 euros por cada GB, un precio que se irá reduciendo hasta llegar a los 2,50 euros por giga en 2022, según informa El Confidencial. Tampoco podrán beneficiarse de esta medida los usuarios que permanecen más tiempo al año en un país extranjero que en aquel donde contrataron su línea móvil.

Otro problema potencial es la prevista subida de tarifas a partir de ahora. Algunas operadoras españolas ya han anunciado su intención de aumentar ligeramente el precio de sus planes de llamadas y datos para compensar la falta de ingresos derivada de la prohibición del roaming.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor