La comunidad tech reacciona al veto a inmigrantes de Trump

Regulación

Fondos para ayudar a afectados, ayuda en la defensa y alojamiento gratis, entre algunas de las propuestas.

El nuevo presidente de Estados Unidos entra pisando fuerte. Este viernes, Donald Trump firmaba un decreto en el que prohibía temporalmente la entrada al país a refugiados o inmigrantes de siete países musulmanes, bajo la excusa de “proteger a la nación de la entrada de terroristas extranjeros”. Las reacciones no se hacían esperar: el fin de semana se producían protestas en docenas de aeropuertos y ciudades del país.

En Silicon Valley, donde el talento foráneo convive con el local, no han tardado en mostrar su descontento con la medida. Entre los que más contundentes está el gigante de las búsquedas. Google ha creado un fondo de 4 millones de dólares, del que 2 millones pondrá la compañía y otros 2 vienen de donaciones de los empleados, que distribuirán entre cuatro organizaciones dedicadas a la defensa de las libertades y de los refugiados, según ha conocido el medio USA Today

Uber se enfrentaba a las críticas en redes sociales bajo el hashtag #DeleteUber por una doble polémica. Por un lado, un mensaje en Twitter, visto como oportunista, en el que explicaba que habían decidido retirar su tarifa dinámica en los viajes al aeropuerto de Nueva York. A esto se le suma que su CEO, Travis Kalanick, participará en un grupo económico de asesoramiento del nuevo presidente, una decisión que el propio Kalanick justificaba en Facebook, a la vez que demostraba su desacuerdo con el decreto. Posteriormente anunciaba que han creado un fondo de 3 millones para ayudar a sus conductores afectados. También les proveerá de soporte legal y les compensará por las pérdidas económicas que puedan tener.

Otro de los que participará en el grupo de asesoramiento a Trump es Elon Musk. El responsable de Tesla manifestaba su desacuerdo con el decreto a través de su perfil en Twitter, donde también pedía a la gente que leyese el texto y le hiciesen llegar “correcciones específicas” para presentárselas a Trump.

El propio CEO de Twitter, Jack Dorsey, ha explicado que el impacto del decreto es “real y pertubador”. Desde el viernes no ha parado de retuitear noticias sobre el tema, mostrando su desacuerdo con el veto.

Otra de las startup que han tomado medidas concretas con las que hacer frente a la orden presidencial es AirBnb. Su CEO, Brian Chesky, ha anunciado que ofrecen alojamiento gratuito “a cualquiera no permitido en Estados Unidos”.

Tim Cook, CEO de Apple, ha mandado un mail a sus empleados explicando que “no es una política que apoyemos”, indicando que la empresa hará todo lo posible por los trabajadores a los que afecte la orden. Tras una reacción inicial algo fría, en Microsoft han emitido un comunicado calificando el decreto de “equivocada” por ser un “paso atrás fundamental”. El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, el presidente de Y Combinator, Sam Altman, o el CEO de Netflix, Reed Hastings, están también entre las figuras del sector tecnológico que han manifestado su desacuerdo con la nueva medida de Donald Trump.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor