Steve Jobs no quería que Mark Hurd dimitiese tras su escándalo sexual en HP

Empresas

El ex-CEO de Apple se ofreció a llamar uno por uno a los miembros de la junta directiva de HP para convencerlos de que dejasen a Hurd quedarse en la compañía.

Mark Hurd fue CEO de HP durante cinco años, pero se fue en medio de un escándalo sexual con una contratista y ciertas irregularidades en la gestión de la compañía. Hurd dimitió forzado por la junta de HP y todo el mundo parecía quererlo fuera de la compañía. Todo el mundo menos Steve Jobs, que intentó luchar contra la marcha de Mark Hurd para proteger “el legado de HP”.

Según cuentan en BusinessWeek, tres días después de su dimisión Mark Hurd recibió un correo electrónico del entonces CEO de Apple. ¿Qué decía ese email? Simplemente quería saber si Hurd necesitaba a alguien “con quien hablar”. Y sí, hablaron, y Steve Jobs le dio a Hurd una alternativa. Se ofreció a llamar personalmente uno por uno a los miembros de la junta directiva de HP para convencerlos de que dejasen volver a Hurd.

¿A qué se debía ese interés en que Mark Hurd continuase siendo CEO de HP, cuando Palm y webOS todavía podían ser competencia para iOS? Por un lado, Steve Jobs podría haberse sentido identificado con Hurd, recordando su abrupta salida de Apple en 1985. No obstante, las razones parecen estar lejos de ser tan personales: Jobs simplemente creía que HP era “esencial para un Silicon Valley sano” y Hurd estaba preparado para salvar a la compañía.

Los hechos parecen darle la razón a Steve Jobs: tras la salida de Mark Hurd de la compañía, HP empezó a caer y empeorar resultados. No se sabe si las cosas habrían sido diferentes si Hurd se hubiese quedado en la compañía. Él, mientras tanto, rehizo su carrera sin demasiados problemas: pasó a ser presidente de Oracle, puesto en el que continúa en la actualidad.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor