El capital israelí fija su mirada en las startups españolas

Empresas

Giza Venture Capital se asienta en España, de mano de Swanlaab Venture Factory. Ambas firmas esperan 40 millones de euros en una docena de startups en los próximos cinco años.

Pese a que la crisis económica no termina de extinguirse y a pesar de que las altas cifras de paro tampoco han remitido demasiado, los inversores internacionales comienzan a ver a España como un país interesante para depositar su capital. El venture capital, casi inexistente en nuestro país, empieza a florecer, y el abono necesario para fertilizar muchas empresas semilla llega volando de fuera de nuestras fronteras.

Giza Venture Capital, sociedad de capital riesgo israelí con dos décadas de experiencia, ha aterrizado en España para encontrar a las mejores startups especializadas en ITC, software, soluciones inteligentes, analítica de datos, esalud y networking. La firma entra en el país de la mano de Swanlaab Venture Factory, cuya creación se ha aprobado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores este mes de marzo.

En estas cuatro décadas de trayectoria, los socios de Swanlaab han conseguido internacionalizar más de 2.000 empresas a 30 países. Esta sociedad dispone de un claro enfoque B2B y una metodología basada en controlar lo controlable para obtener un desarrollo sostenible de las startups. Para el presidente y fundador de Giza además de socio de SVF, Zeev Holtzman, Swanlaab merece su confianza por su “enfoque diferencial y único al buscar crear valor y desarrollar empresas españolas a nivel internacional con una metodología propia”.

“Pretendemos hacer capital riesgo mínimo con una gestión máxima de las empresas participadas. Construimos empresas sólidas, y estamos comprometidos a crear empleo y valor en España, pues ya lo hemos hecho con nuestras propias empresas y en corporaciones de referencia internacional”, ha manifestado el CEO y fundador de Swanlaab, Mark E. Kavelaars.

Giza ha constituido hasta la fecha seis fondos, invirtiendo más de 600 millones de dólares en 110 empresas y con 40 salidas exitosas.

Ambas sociedades han acordado la creación de un fondo de 40 millones de euros para financiar a tres o cuatro empresas al año durante el próximo lustro. También hay posibilidades de que en este tiempo se cree un segundo fondo paralelo. Para encontrar a estos elegidos, esperan tantear a unas 300 empresas en total. Aseguran igualmente que ya han estado evaluando de manera secreta a unas sesenta o setenta.

El objetivo es entrar en fusiones o adquisiciones con grandes valores e incluso acabar saliendo a bolsa, llegando a estar en el NASDAQ.

swanlaab

Silicon Wadi

EE.UU sigue encabezando la mayoría de las inversiones, pero después del gigante americano (con un 67% de los fondos de venture capital movidos desde 2010), Israel es la segunda meta para el capital riesgo. Después de Silicon Valley, el llamado Silicon Wadi se erige como el segundo foco más importante de inversiones en tecnología.

Holtzman pone de relevancia que cada año el ecosistema emprendedor israelí concibe 700 startups al año, atrayendo más de 2.000 millones de dólares por ejercicio.

Por qué España

¿Cuáles son las razones por las que una sociedad del calado de Giza se ha fijado en el mercado español en este momento? Para Holtzman, la mala situación económica no es un impedimento. Hay que pensar a largo plazo, no en el momento actual. “Aunque la situación no es favorable, el capital riesgo debe concebirse como un maratón, no como un sprint”, explica.

El presidente de Giza destaca varios aspectos que hacen a España un objetivo interesante: “En términos de población, España estaría muy cercana a Israel y en términos de idioma y cultura se encuentra muy próxima a Europa y Latinoamérica”. Otro de los factores destacados que hacen a nuestro país especial es lo económico que resultan sus talentos: “Aquí hay muchas academias, ingenieros muy bien formados y con un coste relativamente económico”.

El directivo también considera que el ecosistema emprendedor español está en una fase semilla muy interesante gracias a las iniciativas gubernamentales como el fondo de fondos FOND-ICO, dotado con 1.200 millones de euros y creado con el objetivo de generar nuevos fondos de capital riesgo de gestión privada. El inversor reconoce que este proyecto le recuerda a uno llevado a cabo por la administración de Israel hace dos décadas, el cual fue uno de los pilares que sentó las bases para que las ideas y las startups florecieran en el país de Oriente Medio.  Así, compara a nuestro país con el Israel de hace diez o quince años por su gran número de oportunidades.

Con todos estos elementos sobre la mesa, Holtzman está convencido de que España será uno de los hubs más importantes en tecnología en los próximos cinco o diez años.

Mark E.Kavelaars, CEO y fundador de Swanlaab por su parte, destaca que están observando que hay muchísima innovación y proyectos interesantes fuera de la universidad y de los circuitos clásicos de emprendedores (acleradoras, incubadoras…) y buscarán talentos en esos ámbitos.

Ambas firmas son ambiciosas y creen que su alianza cambiará el panorama de venture capital en España.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor