Tim Cook, Mark Zuckerberg y el cortejo a una China reacia

Empresas
china

Los CEOs de Apple y Facebook visitaron China esta semana, con la esperanza de seguir mejorando su relación con el país.

Oh, China, ¿por qué eres tan dura conmigo? Es fácil imaginarse a los CEOs de dos de las grandes tecnológicas del mundo, Apple y Facebook, suspirando esto todas las noches antes de meterse en la cama. Años de cortejo, de pequeños avances y grandes retrocesos, que parecen no servir de mucho. Apple ya ha conseguido que los iPhones se vendan allí, por lo menos, aunque se rumoree que el Gobierno promueve ataques contra iCloud. Facebook sigue prohibida. Pero Tim Cook y Mark Zuckerberg siguen intentándolo.

Esta semana ambos podrían haber quedado para comer, por eso de ser dos americanos de gira por el gigante asiático, aunque no existen pruebas (ni, vaya, rumores) de que ese encuentro haya tenido lugar. Tim Cook fue a hacerse el inocente, a hablar con Ma Kai, uno de los Vice Primeros Ministros de China, de seguridad y privacidad de datos. Con el elefante en la habitación que nadie mencionó, el de los ataques hackers que iCloud había recibido un par de días antes y que, dicen las malas lenguas, fueron impulsados por el Gobierno chino.

Pero a Apple le interesa China, aunque en sus rabietas intente acabar con sus servicios. A pesar de que Cupertino va a paso lento en el país y de que todo llega más tarde, en el último trimestre China supuso un 14% de los ingresos totales de la compañía. Un mercado a tener en cuenta que, según confesó el propio Tim Cook en su visita, “es solo cuestión de tiempo” que se convierta en “la mayor fuente de ingresos de Apple”.

El CEO de Apple aprovechó para pasarse por una de las plantas de Foxconn, donde se fabrica una parte muy importante de los dispositivos de la compañía, y para asegurar que esperan abrir 25 Apple Stores nuevas en los próximos dos años. Aunque el Gobierno de China se ponga nervioso y contrate a hackers para acabar con ellos.

Y Mark Zuckerberg se arrancó en mandarín

La visita de Tim Cook se vio ensombrecida por la de uno de sus grandes rivales: Mark Zuckerberg, CEO de Facebook. ¿La razón? Zuckerberg no mantuvo reuniones incómodas como las que tuvo que tener Tim Cook, pero dejó a todos con la boca abierta cuando, en una sesión de preguntas y respuestas de media hora con estudiantes, habló mandarín. Todo el rato. Lo impresionante es el escenario escogido por Zuckerberg para estrenarse en público con el idioma: no un discurso que podía haberse aprendido, sino una sesión en la que iba a tener que entender y responder a preguntas.

Entre los hablantes nativos hubo de todo, desde los que se quedaron impresionados con Zuckerberg, hasta los que aseguraron que tenía el nivel de un niño de siete años. Claro que para haber empezado a estudiar mandarín en 2010 y no a tiempo completo (porque dirige una red social de más de mil millones de usuarios, entre otras cosas), la hazaña parece lo suficientemente impresionante. Especialmente si se tiene en cuenta que la actitud de China hacia Facebook es bastante más hostil que hacia Apple. La red social está bloqueada en el país.

Está claro que Mark Zuckerberg no pierde la esperanza de que algún día su red social pueda acceder a un mercado tan jugoso como el chino, por lo que continúa haciendo los deberes preparando el difícil momento en el que se levante la prohibición. Porque, sin Facebook, en China han crecido otras redes sociales como Weibo, de las que tendría que robar usuarios llegado el momento. El pedacito del país que había logrado Facebook al comprar Instagram ha desaparecido, ya que la app fue bloqueada hace unas semanas a raíz de las protestas en Hong Kong.

La promesa de China, que hace que tanto Apple como Facebook lo intenten tan a la desesperada, es grande. Son 1.357 millones de habitantes que se podrían convertir en usuarios y clientes. Tim Cook y Mark Zuckerberg están dispuestos a aguantar desplantes, ataques y prohibiciones. Porque, quizá, quién sabe, un día se haga cierto eso de el que la sigue la consigue.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor