Visitamos la fábrica del dinero [Veredicto: así se hacen los nuevos billetes de 100$]

Empresas
0 0

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=j1GHvx_hB1Y[/youtube]

No solemos ver muchos (por desgracia) pero el billete de 100$ es uno de los más usados a lo largo y ancho de todo el mundo en infinidad de transacciones de la más variada índole.

Eso hace que también exista un buen número de personas dispuestas a falsificarlo, y de hecho tan numerosa es la cantidad de billetes falsos que  el nuevo billete de 100 $ ha sido objeto de una profunda remodelación en su diseño por el equivalente estadounidense a nuestra Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Que no es que se dediquen también al negocio de los timbres de bicicletas o de las puertas, es que esa palabra también denomina la emisión de ciertos papeles con sellos especiales (como las pólizas) de atribución exclusiva al Estado. ¿Deseas saber más?

Una semana es el tiempo medio que lleva el proceso de impresión de cada uno de estos nuevos billetes de 100$, desde que entran en las maquinarias grandes resmas de un papel especial hasta que salen fajos de billetes listos para su distribución.

Las piezas de papel son separadas individualmente por un sistema neumático, mediante una corriente de aire son impulsadas y a través de un sistema de vacío son “aspiradas” y transportadas.  Mediante tres cámaras se van fotografiando los bloques de papel impreso, girándolo para que una guillotina los corte del modo más preciso posible y para asegurar que las dos caras del billete están correctamente alineadas. Los errores de imprenta son desechados sin misericordia y destruidos. Algunos no les haríamos ese desprecio, total, un pqeueño desajuste de uno o dos milímetros no puede dejar tan feo un billete de 100$.

El nuevo billete cuenta con un gran número de nuevas mejoras en el diseño con el objetivo de impedir (o al menos complicar mucho) su falsificación. Bandas púrpura, microfibras coloreadas, tintas especiales… se le quitan a uno las ganas de hacerse su propio dinero. Estas cosas mejor dejarlas en manos de profesionales.─Antonio Rentero [Cnet]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor