Cámara camuflada en una tarjeta ID: indetectable, porque siempre mirarán lo mal que sales en la foto.

Empresas

Los gadgets dirigidos al espionaje no dejan de sorprendernos una y otra vez. Y hoy lo consiguen una vez más con esta cámara espía del tamaño de una lenteja, que está camuflada en la típica tarjeta de identificación o pase de visitante que dan las empresas. Realmente es bastante difícil imaginarse un mejor sitio para

Los gadgets dirigidos al espionaje no dejan de sorprendernos una y otra vez. Y hoy lo consiguen una vez más con esta cámara espía del tamaño de una lenteja, que está camuflada en la típica tarjeta de identificación o pase de visitante que dan las empresas. Realmente es bastante difícil imaginarse un mejor sitio para esconder una cámara. ¿Quién puede pensar que alguien lleva una en un pase tan delgado y además así, a la vista de todo el mundo?

Además, para su pequeño tamaño las especificaciones no están nada mal: posibilidad de hacer fotos con 1.2 megapixels, almacenamiento de audio y vídeo en resolución CIF en una memoria interna de 4 GB y recargable mediante conexión USB. Por 135 euros me estoy pensando hacerme con uno y empezar mi carrera como espía industrial (Microsoft, Apple, el que más ofrezca se hará con mis servicios). Recomendación: para dotar de mayor seguridad al artilugio conviene hacerse una foto con el peor careto posible para desviar la atención de la lente. ¡Es infalible! — Alberto Payo [Brando]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor