Compartir cascos con tu novia, una práctica de riesgo [Veredicto: amor y cerumen=bacterias]

Empresas

Si hace poco tiempo Steve Jobs afirmaba que la única forma de compartir música con el Zune íntimamente era pasarle un casco a tu pareja, hoy descubrimos lo nociva que puede resultar esta muestra de amor. Según un estudio de la Universidad de Manipal, en la India, se ha descubierto que las bacterias se pueden

Si hace poco tiempo Steve Jobs afirmaba que la única forma de compartir música con el Zune íntimamente era pasarle un casco a tu pareja, hoy descubrimos lo nociva que puede resultar esta muestra de amor. Según un estudio de la Universidad de Manipal, en la India, se ha descubierto que las bacterias se pueden transferir de una oreja a otra. De hecho, el porcentaje de riesgo se elevó a un 92 por ciento de “contagio” entre aquellos que comparten regularmente sus cascos con amigos, en comparación con sólo el 8% de los que se los suelen dejar con menos frecuencia.

Asimismo otra investigación publicada en la revista Larynoscope se desvela que, tras una hora de uso, el aumento del número de microorganismos se eleva de 60 a 650. Conclusión: que se fastidien aquellos que preguntan “¿Qué escuchas?”. Para intercambiar fluidos ya me busco otros medios. —Alberto Payo [Daily Express]

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor