El dispensador Scotsman Trufill sirve diez pintas en diez segundos

Empresas

Seguro que en más de una ocasión has pensado lo lento que era el barman de turno en servirte una rubia y espumosa cerveza. Y entonces has querido que la birra estuviera ya en tu vaso. Ya. Ahora. Pues aquí llega un dispensador que hace tus sueños realidad, porque antes de que digas “¿Cómo va el partido?” ¡voilá!, cerveza fresquita al canto. Descubre cómo consigue servirla en un segundo tras el salto.

La media es completamente correcta: 10 pintas en 10 segundos. Pero el asunto tiene truco. El dispensador utiliza unos vasos especiales que permiten echar las bebidas por el fondo en lugar de por la parte superior. Si se necesita hielo, mientras el líquido entra por debajo, los cubitos caen desde arriba. Según comenta el fabricante, la máquina hace una optimización del trabajo de “llenado” sin derramar nada que a la larga podría terminar ahorrando del 75 al 80 por ciento en costes de mano de obra. ¿Sustituir a las chicas del Bar Coyote por una Vaporetta? ¡Eso ni soñarlo! Necesitamos un escote generoso donde dirigir nuestra mirada mientras el néctar de cebada colma nuestros vasos. — Alberto Payo [Oh Gizmo]

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor