India quiere interceptar las comunicaciones de Skype y Google

CloudEmpresasMovilidadRegulación

El gobierno indio asegura estar preocupado del uso que los terroristas hacen de Internet y de las comunicaciones móviles para tramar y llevar a cabo sus ataques.

India ha vuelto a solicitar que se le permita hacer un seguimiento de las comunicaciones móviles y online, en esta ocasión a Skype y Goolge. Ha sido uno de sus ministros quien, ante varios medios de comunicación, ha asegurado que el gobierno ha pedido a Skype, Google y otras compañías que le den acceso a sus comunicaciones, a pesar de que estas dos compañías aseguran no haber recibido ningún comunicado de las autoridades locales.

Sachin Pilot, Ministro de Comunicaciones y de TI asegura que hay una completa lista de compañías a las que se les ha pedido monitorizar sus soluciones, y que tanto la Policía, como el Ministerio del Interior o las agencias de inteligencia quieren dicha información por seguridad nacional. Asegura también que el gobierno está preocupado del uso que los terroristas hacen de Internet y de las comunicaciones móviles para tramar y llevar a cabo sus ataques.

Hace unos meses el gobierno pidió a Research In Motion (RIM) que proporcionara acceso a sus comunicaciones a la policía, incluidos los correos electrónicos de su BlackBerry Enterprise Server (BES), un servicio utilizado en el entorno empresarial. RIM proporcionó acceso a los servicios que ofrece a  los usuarios finales, como BlackBerry Internet Service y BlackBerry Messenger, pero dijo que las claves de cifrado para acceder a BES las tienen los clientes y no la compañía.

Ya entonces G.K. Pillai, anterior Ministro del Interior dijo que Google, Skype y otras compañías que ofrecieran servicios de comunicaciones en el país, tendrían que proporcionar las medidas necesarias para la interceptación de esas comunicaciones.

La Ley india autoriza al Gobierno a solicitar el acceso a las comunicaciones sin especificar las condiciones, aunque llevar al límite la ley podría hacer que las compañías involucradas se opusieran o incluso que los inversores se retiraran, aseguran varios analistas.

Lea también :