La piscina infinita: la cinta de correr acuática

EmpresasInnovación

¿Te suena el concepto “correr sin desplazarse”? Jamiroquai le dedicó un disco entero. Ya existía en los deportes del ciclismo y el running con la bicicleta estática y la cinta de correr… nos faltaba la versión para nadadores y sí, a pesar de que con estos fríos polares lo que menos apetece es darse un baño gracias a Swimmer´s Treadmill puedes hacer interminables largos en la bañera de casa con el agua bien calentita.

Hemos dado por supuesto que cabes en la bañera de tu casa y además te permite libertad de movimientos en extremidades superiores e inferiores compatibles con la imagen mental que todos tenemos del deporte de la natación.

Si la bañera no da tanto de sí no te preocupes, Swimmer´s Treadmill viene con su propia minipiscina, de un tamaño suficiente como para invitar a media docena de amigos (amigas, ya puestos) pero a todas luces insuficiente para dar largos (cortos, más bien, y no es un café). ¿Cómo practicas entonces la natación?

Sencillo, ese armatoste que ves sobre la piscina en forma de arco metálico sujeta al nadador con un arnés y unos elásticos que le permiten nadar y nadar y nadar y nadar… sin moverse del mismo sitio. Salvo que tu potencia natatoria sea comparable a la de un delfín en celo lo más probable es que no corras el riesgo de romper el elástico y salir lanzado contra el final de la piscina, situado a poca distancia te tus (suponemos) enérgicas brazadas.

La piscina con el sistema de arnés y soportes cuesta en torno a 1.000€ y ocupa unos 20 metros cuadrados con lo que puedes instalarla en el jardín, la terraza o el sótano y así poder practicar la natación durante todo el año. Basta conectarla a un sistema de depuración y opcionalmente a uno de elevación de la temperatura del agua si realmente te planteas usarla en fechas como las actuales sin que te tengan que sacar los de SHIELD confundiéndote con el Capitán América. ─[Coolest Gadgets]

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor