La tecnología resulta esencial para la distribución de las vacunas

Innovación

Las peculiaridades de fabricación, conservación y distribución de las vacunas requieren de un importante respaldo tecnológico.

La lucha contra el Coronavirus sólo tiene una gran esperanza: las vacunas. Hoy en día, después de una contrarreloj sufrida por los laboratorios, ya hay varias vacunas en producción y fases avanzadas que han salido al mercado.

El desafío que hay que enfrentar ahora es la vacunación de los más de 7.000 millones de personas del planeta y, para eso, es extremadamente importante que cada paso del proceso se lleve a cabo con la mayor diligencia. Desde la fabricación, pasando por la distribución y la administración, hasta la posterior monitorización necesita de una tecnología fundamental.

De hecho, teniendo en cuenta las peculiaridades de las primeras vacunas que han salido al mercado, la cadena de suministro que necesitan es diferente a las de la farmacéutica típica y convierten la coordinación en un requisito esencial.

Moderna, que comenzó a administrar su vacuna este pasado mes de enero, ha confiado en SAP para distribuir las dosis. La compañía está utilizando soluciones de cadena de suministro para la serialización y distribución. Pero otro factor importante en este proceso es la lucha contra las vacunas falsas (vendidas por Internet la mayoría de las veces). Moderna trabaja con una aplicación que permite cumplir con la legislación internacional y que proporciona un repositorio de serialización corporativa, gestión de números de serie y capacidades para elaborar informes regulatorios.

Cuentan, también, con una red basada en la nube que facilita la colaboración de socios comerciales en la cadena de suministro farmacéutica y que, solo en EEUU, procesa el 70% del volumen de medicamentos para su verificación.

AstraZeneca, Sanofi, GlaxoSmithKline y Pfizer están utilizando herramientas similares. Más del 90% de los ingresos globales de los negocios farmacéuticos y de vacunas de GSK se gestionan con el software SAP, que también se usa para adquirir materias primas que componen sus vacunas.

Actualmente, 18 de los 20 laboratorios que producen vacunas están trabajando con soluciones SAP para cubrir todo el proceso de desarrollo, suministro y aplicación.