Megaupload ¿criminales o víctimas?

Empresas

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=o0Wvn-9BXVc[/youtube]

Arriba tenéis The Mega Song, el controvertido vídeo musical que Megaupload subió a YouTube hace más de un mes en el que varios artistas apoyaban a la compañía. En su momento UMG consiguió que lo retiraran, pero Megaupload consiguió que lo readmitieran ya que no infringía ninguna ley ni copyright.

En él pueden ver varios datos del volumen que suponía la compañía en Internet, pero lo que no se ve es el dinero que ganaban con ello. Os propongo a continuación acompañarme en una autoreflexión sobre hasta cuando es permisible compartir archivos.

Antes de que legiones de gizmolectores me pongáis a caldo en los comentarios, os invito a reflexionar con sinceridad y que pongáis en ellos lo que realmente pensáis del tema de compartir archivos y el modelo de negocio de Megaupload.

Está claro que a día de hoy se ha demostrado que todos subimos y descargamos de todo en Internet, tanto usuarios particulares como empresas e incluso los gobiernos. El uso de las copias es algo común en nuestra cultura y por muchas leyes al respecto será muy complicado cambiar eso.

Pero también está claro que alguien tiene también que comprar esas entradas de cine, esos libros, esa música, esos DVDs, esos juegos, ese software… si no simplemente el sistema se colapsaría.

Hay quien alega que todo lo que se cree debe ser accesible a los demás gratuitamente, otros todo lo contrario. Pero ¿cuál es la libertad del creador, el único que debería opinar, de elegir como quiere que se distribuya su obra?

Antes era nula, ya que para su distribución más o menos masiva necesitaba de distribuidoras, pero hoy en día gracias a Internet cualquiera puede poner a disposición de todos lo que haga realizando el mismo su distribución.

El problema es que ambos sistemas de distribución colisionan en una vía de escape que hace que la distribución tradicional no haya sabido asimilar el cambio y la copia privada desborde el sistema.

Pero es pura demagogia decir que todo es cultura y debe ser compartido públicamente quieran sus creadores o no. Además si se saca dinero de publicar el trabajo de otros eso ya es puro cachondeo.

Eso de, los grupos de música ganan en los conciertos o los actores están forrados, puede ser cierto, pero no todo el mundo es así, hay gente que no quiere o no puede hacer conciertos y en una peli trabaja muchísima más gente que una élite a la que absurdamente le rendimos pleitesía.

El cierre a Megaupload no es un ataque a la libertad de expresión, es un ataque al lucro a costa de otros, que queda patente en la increíble cantidad de artículos de lujo y pasta que han encontrado a sus creadores.

Otra cosa son las formas, que no son las debidas para nada, poniéndolos a caldo como si fueran casi asesinos por parte de productoras y gobiernos. Y tampoco se debe permitir que a base de leyes se amenace a que unos pocos amparados por intereses económicos controlen la libertad de Internet.

Está claro que las cosas tienen que cambiar y que frente a la sinrazón de las productoras que quieren criminalizar a los que comparten, también la postura del usuario que quiere todo gratis y que hasta le molesta la publicidad es absurda y solo lleva a que surjan cosas como SINDE, SOPA y PIPA, porque tanto unos como otros se ven como enemigos.

A todos nos gustan ver películas y series, leer libros y jugar, pero está claro que debemos ceder algo para apoyar a sus creadores. Lo que no es permisible es que el dinero se lo lleven otros que simplemente pasaban por ahí para hacer la distribución más fácil sin el consentimiento de los creadores.

Las alternativas están ahí, surgiendo lentamente sí, pero al menos en proceso, las webs de casi todas las cadenas de televisión ofrecen sus contenidos con publicidad, aunque existen problemas con la distribución internacional que deben limarse. Los servicios de alquiler de películas y juegos con tarifas planas también están implantándose poco a poco.

Aunque hay muchas empresas que se aferran a tiempos pasados, también hay gente en el sistema que quiere ir cambiando las cosas y lo justo debería ser que apoyásemos esas iniciativas y no a la de unos pocos que controlan y explotan algo que no es suyo. No nos confundamos, no quieren que todos compartamos libremente, quieren sacar tajada.

¿Megaupload ha caído? Por algo será cuando iban con coches de lujo y otros muchos servicios similares siguen en pie. No nos dejemos llevar por la demagogia con Megaupload y la indignación de que nos “roban nuestra libertad” cuando todos sabemos de que iban y lo que nos molesta es que nos quiten un sistema al que nos acostumbramos.

¿Quién debe devolver ahora todo el dinero de las cuentas prémium? Por supuesto ellos y no el gobierno. La ira de sus clientes debe ir enfocada a que los han llevado a confiar en un sistema que aunque lícito en su esencia, no ha sabido adecuarse a las leyes.

Apoyemos Creative Commons, open source y las plataformas que quieren hacer la distribución más fácil, cómoda y barata para los clientes, que son los que quieren buscar las soluciones a una cuestión que nos atañe todos para que tenga una solución digna y justa para creadores y usuarios.

Ahora sí, se que muchos no compartiréis mi opinión, pero prefiero que en vez de atacarnos la sociedad busque una solución que deje ser la perpetuidad de ir cerrando sitios para que luego surjan otros. Y si hay que ponerle publicidad o pagar algo justo por ello con lo que se recompensa al que lo ha hecho yo encantado oiga.

PS: quiero pediros disculpas por los comentarios que no aparecieron antes, por alguna razón el filtro de SPAM los había frenado. Lamentablemente es labor de los técnicos ya que los redactores no tenemos acceso a la parte administrativa de Gizmodo, por lo que aún siendo ingeniero informático no puedo hacer nada cuando esas cosas pasan. De todas maneras me he encargado personalmente de aprobarlos todos y os agradezco enormemente que deis vuestra opinión. Espero que no se sigan filtrando erróneamente.

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor