Actualidad TI AT-AT

Sujetalibros AT-AT: no se ofusque con este terror tecnológico

Si hay algo que nos han enseñado las películas de Star Wars (“que no lo han hecho”, como diría Homer Simpson) es a no confirmar ciegamente en las soluciones y avances tecnológicos como sí fueran un fin en sí mismos. La buena y vieja tecnología “analógica” continúa siendo válida y respetable. Por eso para quienes aún acumulamos libros y cómics en formato papel encuadernado además de una buena ración de estanterías Billy de Ikea nos viene bien introducir pequeños adornos entre tanto material editado. Y nada como un buen sujetalibros tematizado para mantener en su sitio nuestros ejemplares favoritos. En este caso los AT-AT vistos por primera vez en “El Imperio contraataca” permiten mantener en su lugar lo que queramos, aunque lo suyo es optar por novelas o cómics de Universo Lucas.

Haz que tu hijo se pase al lado oscuro con la cama AT-AT

Ahora que estamos ikeados, la verdad es que no se suelen ver muchos muebles a medida en las casas. Menos si se trata de una cama de niño y muchísimo menos si tiene forma de AT-AT de Star Wars. Pues esto es lo que un padre, dejándose llevar por la Fuerza, ha construido para su hijo de cuatro años. Lo que no queda claro es si con la intención de que se acostumbre a ser un rebelde preso en su interior o un oficial del imperio a cargo del mismo.

Furgo Volkswagen y AT-AT: el híbrido definitivo

Hay vehículos que ejemplifican de manera única los sueños de toda una generación. Las mítica furgoneta Vokswagen Caravelle, con sus versiones Combi, Transporter, Camper o Bulli es casi el símbolo de la libertad de toda una generación, la de los años 60. En los años 80 un medio de transporte quizá más inalcanzable y menos práctico nos impactaba, los AT-AT que aparecían en “El Imperio contraataca”. Pero ¿qué sucedería si uniésemos ambos conceptos?

El hijo de un san bernardo y un AT-AT: el armario para bebidas imperial

Ya conocerás ese viejo chiste en el que dos montañeros han quedado atrapados bajo un alud de nieve y tras varias horas ven aparecer al típico perro san bernardo con un barrilico de coñac sujeto al collar.

Uno de los montañeros exclama “mira, por ahí viene el mejor amigo del hombre“. Su amigo le responde “sí, y viene con un perro”.

Cambia los dos montañeros atrapados por dos soldados imperiales atrapados en el remoto mundo helado de Hoth y ya puedes imaginar lo que se alegrarán al ver llegar este mueble bar con forma de AT-AT.

AT-AT 4×4 = imparable en todos los terrenos

Si ya resultan temibles esos paquidermos robotizados del Imperio, les faltaba algo de velocidad para completar su ominosa presencia en el remoto mundo helado de Hoth o cualquier otro lugar.

Esa velocidad no podrían alcanzarla con sus cuatro patitas de lento aunque imparable caminar… pero poniéndole cuatro ruedas bien gordas y bien llenas de tacos la cosa cambia. Ahora sí que quiero tunearme una camioneta tipo Big Foot. Estás contemplando el vehículo de destrucción total, un AT-AT con tracción a las cuatro patas ruedas.

Se acerca Hallowen y tu perro puede salir a pedir golosinas disfrazado de AT-AT

Lo de “susto o muerte” ya es historia.

Ahora puedes decir “hueso o lametón” y que tu perro se convierta en el temor de todos los pequeños Jedis que la noche de Todos los Santos decidan salir a la calle blandiendo sus espadas láser mientras llenan sus mochilas con caramelos. Sólo necesitas algo de colaboración por parte de tu perro y ya si nevase sería perfecto. Y aún hay más.

El AT-AT que tenían en el Ejército USA mucho antes de que lo inventara George Lucas

No es por quitarle mérito a George Lucas, pero no inventó nada cuando llenó el remoto mundo helado de Hoth de gigantescos caballos mecánicos.

Denominado “camión andante” un proyecto conjunto de General Electrics y el Ejército de los Estados Unidos de América a principio de los años 60 ya intentó superar las dificultades orográficas prescindiendo de ruedas, orugas o patines. Cuatro patas y palante. Tras el salto tenemos un vídeo demostrativo de aspecto completamente retrospecter. Y aún hay más.

El cochecito de Obi-Wan Kenobi [Veredicto: la fuerza acompañará a tu bebé]

A estas alturas parece que todo está inventado en general, y especialmente en cochecitos de bebé, algo que por mucho que mejore no puede cumplir otra función que transportar bebés. Pues el señor Rick Russo decidió “tunear” el cochecito de su bebé para convertirlo en un AT-AT de la famosa saga de la guerra de las galaxias.

Imaginamos que el Sr. Russo es un pelín fan de la saga, porque el trabajo que le ha llevado construirlo no es como para que te guste más Star Trek. Os enseñamos fotos de su construcción tras el salto.

Quieren construir un AT-AT (pero uno de verdad) en USA y tú puedes ayudarles

El sueño de todo fan de Star Wars, tener tu propio AT-AT a tamaño real, está a punto de convertirse en realidad.

La web de micromecenazgo (crowdfunding) Kickstarter es una fuente de proyectos disparatados, imaginativos y divertidos, pero no es la única. Y cuando alguno como este llegue a hacerse realidad gracias a las pequeñas contribuciones de internautas de todo el mundo podremos decirle a la gente “ese AT-AT existe gracias a mi”. Esto sí que es una buena causa. Y aún hay más.

Olvídate del Tamagotchi y el Aibo, un AT-AT es la mascota ideal

Si siempre quisiste tener una mascota y los seres vivos no cumplían tus expectativas, aquí puedes ver una alternativa con mucho más carisma y presencia que el soso Aibo. Se trata de un AT-AT de Star Wars en escala perruna.

En el vídeo a continuación comprobarás que es genial con los niños y disfruta de la presencia de otras mascotas más convencionales. Además le gusta que le rasquen detrás de los cañones bláster y perseguir tropas rebeldes en los parques. Y de postre el making-of.