Actualidad TI átomos

El penúltimo milagro del grafeno: es capaz de autorepararse atrayendo átomos de carbono

Hace un par de años el Premio Nobel fue a parar a los padres del grafeno, como te contamos en su día aquí en Itespresso, y desde entonces el material de marras no deja de sorprender. Raro es el mes en que no hay alguna noticia referida a sus versátiles e inagotables propiedades. La que hoy merece nuestra atención no es menos asombrosa. Ya sabíamos que el grafeno necesitaba poca ayuda para mediante presión o calor ser capaz de autoregenerarse, pero ahora parece haberse descubierto que es capaz de reparar agujeros en su propia estructura sin ninguna ayuda externa. Es lo único que le falta a Lobezno para ser inmortal.

Así es la sombra de un átomo

Esa mancha oscura que ves no es un tifón ni un remolino visto desde alguna cámara térmica ni de una distante galaxia cuya luz ha sido capturada por un telescopio espacial. Se trata de una sombra que por primera vez ha sido captada fotográficamente. Es la sombra de un átomo. Mediante una trampa de iones específicamente diseñada a tal efecto por fin el hombre puede contemplar como un átomo bloquea el paso de la luz.

El Gran Colisionador de Hadrones confirma la existencia de una nueva partícula, el barión

Decían que iba a acabar con nuestra existencia y de momento está sirviendo para descubrir nuevas partículas como el barión. Escurridiza e inestable, el CERN (Centro Europeo de Investigación Nuclear) acaba de comunicar la existencia de esta nueva partícula compuesta por tres quarks, como el protón y el neutrón. Se desintegra prácticamente de inmediato y no se puede observar directamente sino que hay que reconstruir la cadena de desintegraciones que tienen lugar para confirmar que durante un fugaz momento ha existido. No es fácil que se den las circunstancias propicias para su existencia puesto que sólo se registro presencia de barión en 18 de entre los miles de millones de colisiones que han tenido lugar en el LHC (siglas en inglés del Gran Colisionador de Hadrones).

IBM lleva los bits a la escala atómica

Aunque pudiera parecer un fotograma de un anuncio apoteósico de cepillos de dientes con unas cerdas emergiendo de un lago de Listerine, en realidad se trata de la representación de la estructura molecular de un sistema de almacenamiento magnético a escala atómica.

Toma del frasco Carrasco… Tranquilos, aquí está Gizmodo para desjuaringuearos tanta parafernalia científica y traducirlo al cristiano gracias a una deconstrucción propia de Ferran Adrià.

Posible gran paso en computación cuántica

La computación cuántica se presenta como el próximo gran paso en la era de los ordenadores, ya que usando qubits (en lugar de nuestros viejos ceros y unos) se podrán implementar nuevas puertas lógicas. Algoritmos con una complejidad en la computación actual tendrán una complejidad diferente en computación cuántica. No sólo eso: algunos problemas intratables podrían hacerse tratables. Y aunque se estén dando pasos de caracol, el caracol puede haber dado un salto con el “Mainz Interface“. ¿Que qué es? Lo tienes tras el cuántico salto.