Actualidad TI Emociones

Las salas de cine empezarán a llevar "spyware"

Aunque no lo sepáis algunos cines tienen incorporados sistemas de grabación para controlar a los espectadores y pillar a aquellos que intentan grabar la película, tenedlo en cuenta si os da por iros con un ligue a los asientos de atrás.

Pero la cosa pinta peor, no contentos con grabarnos para luchar contra la piratería ahora lo van a hacer para “mejorar” la industria cinematográfica, dedicándose a grabar nuestras reacciones, gestos, cara, atención y movimientos. Mola pagar una pasta por la entrada para que luego encima te espíen.

Bandit, el robot que ayuda a los autistas a relacionarse

No sé vosotros, pero yo, si me quedo mirando fijamente al punto que está entre los dos ojos de nuestro amigo robot, encima de la nariz, durante unos segundos, casi me hipnotizo. Probadlo. ¡Espero que no sea signo de autismo! Porque nuestro amigo Bandit el robot ha sido construido para ayudar a los niños autistas, tan separados de la realidad (o de nuestra realidad). Por lo visto, el aspecto totalmente artificial del robot ayuda que dichos niños se comuniquen mejor. Descubre más tras el hipnotizante salto.

Roomba modificada se esconde cuando detecta tu mala leche

Los investigadores de la Universidad de Calgary están avanzando en las investigaciones para dotar a los robots de un sistema que detecte las emociones de los humanos. De momento, se está usando una Roomba modificada junto a un sensor biométrico que se ajusta a la cabeza como una diadema, para medir el estrés o el

Kenji, el robot programado para amar, se vuelve posesivo y sobón [Veredicto: Abrazos gratis. Razón: aquí]

A los investigadores japoneses de Toshiba se les llenaban los ojos de lágrimas cuando presentaban hace diez meses a Kenji, un robot humanoide programado para emular algunas emociones humanas, entre ellas incluso algo que podría ser parecido al amor. El prototipo fue parte de un experimento con otros bots, a los que se les dotó con un software para que reaccionaran a ciertos estímulos externos. A Kenji se le condicionó durante muchas horas para que se vinculara emocionalmente con una muñeca, comprobando qué ocurría cuando ésta desaparecía de su vista. Sin embargo, la dependencia hacia la “pelele” (con perdón) y la capacidad de dar amor del droide parecen haber ido demasiado lejos. El problema se produjo cuando Kenji secuestró la semana pasada a una interina, que obviamente estaba de mejor ver que la muñeca de marras. El próximo capítulo, tras el salto