Actualidad TI silla

Disfruta por fin en el trabajo con las sillas futboleras

Aunque probablemente más de alguno haya creado algo parecido, la empresa italiana fabricante de muebles Campeggi ha decidido darle una oportunidad a este diseño de silla con miniportería de fútbol integrada del diseñador italiano Emanuele Magini. No estaría mal que las empresas se decidieran por renovar el mobiliario y hacer de los oficinas y reuniones pachangas eternas.

The Octopus Chair, apta para gallegos, adoradores de Cthulhu y fans de Giger

Ahora que el fin se acerca y posiblemente el causante de la destrucción de la civilización sea el Primigenio Cthulhu, estarás conmigo en que para coger el hilo de tantos años perdidos sin ser sectario la única esperanza que te queda de sobrevivir es hacerte con una buena moza Murlock y esperar que tus suegros te acojan en su chalet en lo profundo de los océanos.

Eso sí, para que tu plan tenga la más mínima oportunidad lo mejor es empezarles a caer bien a tu posible familia tentacular. Nuestra recomendación en Itespresso, aparte de aprenderte salmos trabalengüisticos, es regalarles este impresionante sillón pulpo creado por el artista asturiano Máximo Riera.

Sat Plus Sat Chair, parece una silla pero es una antena parabólica [Veredicto: no tan parabólica]

Si vas alguna vez a casa de un amigo y en su jardín, terraza, balcón… ves esta solitaria silla casi mejor que no te sientes en ella.

No, no se va a romper, aguantará tu peso, pero que no te engañe su forma y apariencia: es una antena parabólica. Bueno, en realidad el término parabólico no sería el más apropiado si nos atenemos a la estricta matemática, pero sí cuando nos atenemos a la función que cumple este objeto, que no es otro que permitir recibir la señal que emiten los satélites de comunicaciones.

Y ahora es cuando te preguntas ¿por qué tener una antena con esta forma? y nosotros, inspirados por ese ilustre prócer que es Juan Cuesta, presidente de esta nuestra comunidad, te respondemos con los estatutos de la comunidad de propietarios en la mano recitando el párrafo bis del artículo 43 donde especifica que “no podrán los vecinos colocar en la fachada, balcones, terraza o elementos comunes aparato de recepción de ondas electromagnéticas que afecte a la estética y blablabla”.

La silla-etiqueta

El mundo del diseño suele sorprender por sus propuestas originales.

En ocasiones un objeto cotidiano pretende escaparse de la monotonía buscando inspiración en otro objeto distinto con el que a priori no tendría ninguna relación, pero precisamente en ese encuentro inesperado está la gracia del asunto. En el caso que hoy nos ocupa podemos ver qué sucede cuando unimos una etiqueta y una silla.

Curiosidad “vintage”: El salto a la fama de Bill Gates

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=KxaCOHT0pmI&feature=player_embedded[/youtube]

Ya sabemos que William Henry Gates III es uno de los hombres más ricos del planeta (en 2010 sus bienes se calculaban alrededor de los 53.000 millones de dólares) y que fue cofundador de Microsoft, la empresa que produce el sistema operativo para ordenadores personales más utilizado en el mundo entero: el Microsoft Windows. Supongo que muchos os lo imagináis detrás de un gran escritorio trabajando a destajo en sus proyectos futuros, con la mirada fija en el ordenador y su mente en plena ebullición. Yo soy más bien de los que lo visualizan nadando en una habitación-piscina llena de billetes y monedas como la del Tío Gilito.

Sea como sea todo el mundo tiene un pasado y el bueno de Bill era un chaval algo más ágil y espontáneo que el empresario seriote de 55 años que vemos hoy. Un ejemplo es esta antigua entrevista, en la que un joven Gates –que empezaba a ser ya muy famoso- es retado a saltar con los pies juntos por encima de una silla. ¿Lo consiguió? Claro está, ¡Estamos hablando de un empresario de éxito!

La silla futurista que llega 30 años tarde

Puede que sea un fruto más de las fascinación por el arte futurista retro que ha resurgido gracias a TRON Legacy, pero sinceramente, alguien debería hablar con el creador de esta comodísima silla de plexiglass y comentarle que el neón y la luz negra estaban a la vanguardia hace 30 años, ano ser que te dediques al negocio de los clubs de carretera… Si aún así sigues interesado en como esta silla del futuro puede destruirte las lumbares, a continuación te contamos sus secretos.

Powermat, carga inalámbrica mientras esperas sentado en el aeropuerto

Las esperas en los aeropuertos pueden llegar a resultar resultar energizantes.

Al menos eso es lo que quiere conseguir Powermat con su sistema de asientos que recargarían de forma inalámbrica los dispositivos situados sobre ellos. Se presentará en el marco del Mobile World Congress (MWC) a celebrar en los próximos días en Barcelona y al parecer no tardará mucho en comenzar a estar presente en aeropuertos de todo el mundo. Y aún hay más.

La silla que habría triunfado en los años 70 y 80

Los conceptos electroluminiscencia y estroboscopía se asocian automáticamente en mi mente a la música disco, y supongo que a los creadores de esta silla les pasará lo mismo al bautizarla Disco Chair. Quien la ha creado y por qué tras el salto.

El hovercraft para abueletes te da ganas de estar jubilado


Aparte de la apasionante petanca y los viajes del Inserso, estar jubilado pronto tendrá un nuevo aliciente: las sillas hovercraft creadas en la universidad japonesa Kobe Gakuin. La silla se sirve del mismo principio que las mesas de aire, con unos potentes chorros de aire que salen de la base y crean una capa de aire entre el suelo y la silla. A su manera, levita, aunque sólo lo hace en superficies planas y duras. Podéis verla en acción después del salto.

La mejor silla para ver a Fernando Alonso cabalgando en su Ferrari


No sé cuánto tiempo aguantarían nuestras posaderas sobre una silla de fibra de cristal como ésta, obra del diseñador húngaro Alexander Christoff. ¿Pero a quién le importa si te hace ver las carreras de Formula 1 al doble de velocidad? Hablamos de sensaciones, claro está. Lo que sí tiene esta silla son dos detalles imperdonables. El primero, y más importante: ¡sólo es un concepto! No se puede comprar para el estreno de Fernando Alonso (que, por cierto, ya ha sido el más rápido en Cheste con su flamante F10) con Ferrari el 14 de marzo en el circuito de Bahrein. El segundo detalle… ¡No tiene ruedas! Si lo vendieran (barato) y le pusieran ruedas (resistentes), las carreras domésticas estarían a la orden del día. Más imágenes, después del salto.

Toshiba envía una silla al espacio en honor de su Regza SV

Toshiba ha enviado al espacio una… silla. De salón. Normal y corriente. Bueno, de más de 2.700 euros. En serio. Es un anuncio que promociona, de un oscuro modo que sólo algún creativo de Toshiba comprende, su nueva serie de televisores Regza SV. Un globo de helio elevó la silla 30 kilómetros sobre la superficie de la Tierra en menos de hora y media. Y en menos de 25 minutos volvió al redil. Como experimento es curioso. Como anuncio, incalificable. Lo tienes después del salto.

Fotel, una silla que se convierte en mecedora en un instante

La silla Fotel es uno de esos conceptos tan obvios que uno se pregunta cómo es que ningún diseñador la concibió antes. La estructura de fibra de carbono de Fotel se puede rotar de modo que en un instante (dicen que 20 segundos; los chinos seguro que lo cambian en 3) pasa de silla normal

La silla PRC, un buen pico por una simple hamaca metálica

Será de diseño, pero que te quieran clavar 4.200 dólares (casi 3.000 euros) por una silla colgante que no es otra cosa que una hamaca metálica, probablemente más incómoda que la que me compré en Panajachel por 80 quetzales (eso sí, hace unos años). Para darle entidad a esta silla la han llamado PRC (Personal Rockin’ Computer), con lo que imagino que quieren sugerir que trabajes en ella. Mmm… No sé. Después del salto tienes más imágenes; pero no esperes más usos de la silla, sino chicas en diferentes posturas.

Silla Soyuz para vagos con corazón de astronautas

La silla Soyuz no sólo te permite ver la tele como si estuvieras sentado en la Soyuz, sino que hará que te sientas como un auténtico astronauta con tres posiciones que “reproducen exactamente” el lanzamiento de la Soyuz. Es parte de la muestra Design Interactions Thesis Show, así que es difícil saber si algún día

Wing Lounge Chair, la única silla certificada por la NASA

Así, de primeras, no impresiona mucho que una silla esté certificada por la NASA; para estos menesteres me fío más de mi abuela, toda una experta en la comodidad de sillas y sofás. Pero cuando miras un poco más, puede que tenga su aquel. Esta Wing Lounge Chair posee algo así como una espuma elástica visco de células abiertas que recuerda tus posaderas, utilizada en las naves de la NASA. Además, al parecer es la pieza de madera curva más grande utilizada en una silla, lo que, por lo demás, no me dice gran cosa. Parece cómoda, aunque si no se atreven a ponerle un precio bien a la vista es porque debe de ser carísima. Tienes algunas imágenes más después del salto.

The Silent Farter Chair, el azote del anonimato de los gases ninja

Esta silla parece un simple elemento de decoración, pero en realidad esconde mucho más. De hecho podríamos definirla como el pedígrafo o la máquina de la verdad de las flatulencias. El invento intenta atajar un problema mundial: el de los “gases ninja”. Este tipo de desfogamientos de esfínter no dispone de ningún tipo de resonancia

Las sillas hinchables de emergencia encandilarán a tus invitados inesperados

Todos nos hemos visto algún momento en esa típica situación en la que en una comida en casa aparece algún comensal más de la cuenta y no hay sillas para todos. El diseñador FranÇois Azambourg, harto de pedir asientos de emergencia a sus vecinos, ha pensado en una solución eficaz. Se trata del Pack Chair,

Una silla que da masajes a golpes de arpa tiene precio pero no futuro

Antes que nada tienes que saber que 1) aunque soy un fan de los hermanos Marx, me mata que Harpo tenga que hacer siempre su numerito musical con arpa 2) la música de relajación me pone los nervios de punta. Así que, aunque sea capaz de apreciar la originalidad de una silla que te da masajes con las vibraciones de la música de arpa, claramente no creo que valga 7.000 dólares. Ni 1.000, si vamos a ello. Más razones por las que se trata de un gadget decorativo más que práctico, después del salto.

Hexabot, una silla de seis patas, que te permitirá llegar a la máquina de café sin moverte del puesto de trabajo

En estos días de dura crisis económica y noticias de despidos masivos de tantas empresas nos da miedo hasta levantarnos del puesto de trabajo para ir a por café, por si acaso nos quedados sin sitio en la compañía. Este joven ingeniero acaba de encontrar una solución que aparte de posibilitarnos el obtener café sin despegarnos de nuestra silla (ni tener que sobornar al compañero de turno), impondrá respeto a nuestros jefes. Se trata de una silla mecánica de seis patas que consigue moverse y transportar a una persona. Un vídeo de demostración tras el salto.

Llega el sillón-retrete, el sueño de todo hombre

Tras las peticiones de muchos aficionados al fútbol por fin está aquí el invento que el visionario Homer adelantaba, una silla que nos permitirá hacer nuestras necesidades sin movernos, sin perdernos un par de toques de balón, regates y puede que hasta algún gol yendo al excusado. Una solución para “acogedores” pisitos que intentan aprovechar el espacio al máximo, sin duda. Más tras el salto.

Silla Venus: pese a su nombre parece hecha en Krypton

Al japonés Tokujin Yoshioka le gustan tanto las sillas como llegar a convertirse algún día en el diseñador estrella de estos útiles para sentarse, aunque el problema es que el hombre no está muy acostumbrado a tener que usar materiales de construcción estándar. Su último proyecto, la silla Venus, no es cómoda, práctica ni tiene ruedas, pero quedaría la mar de bonita en La Fortaleza de la Soledad de Superman. Y es que para poderse sentar hay que tener, como el kryptoniano, un trasero de acero. Un salto y te mostramos su proceso de creación.