Innovación

Qué esperar del CES 2016

ces
0 6

Drones, casas inteligentes y, por supuesto, muchas televisiones. Hacemos un repaso a lo que veremos en la Feria de Consumo Electrónico de Las Vegas esta semana.

Sin tiempo casi para recuperarse de las fiestas de Fin de Año o para pensar con calma cuáles serán nuestros propósitos en 2016, un año más ya está aquí el CES de Las Vegas, la feria de consumo electrónico más importante a nivel global y que sirve para marcar por dónde irá el año a nivel de tendencias tecnológicas. Este año se celebrará desde el lunes 4 de enero hasta el día 9 y todas las grandes firmas están ya preparando su artillería.

Junto a las categorías que vemos año tras año, como la televisión o los electrodomésticos, hay otras que aparecen cada edición y que su tamaño vemos crecer o decrecer, según el interés. ¿Dónde estaban los drones o los coches hace diez años? Sin duda, no tenían el papel que tienen ahora. Para prepararnos para este CES, esto es lo que esperamos ver, dividido por categoría:

1. Realidad Virtual. Todo el mundo creyó que Mark Zuckerberg estaba loco cuando compró Oculus VR por dos mil millones de dólares hace casi dos años, pero ahora ya son pocos los que creen que fue una mala decisión. Aunque no se esperan grandes anuncios, la presencia de los cascos de realidad virtual será mucha: habrá Oculus Rift, se hablará de la PlayStation VR de Sony, de la HoloLens de Microsoft… los grandes anuncios y novedades, no obstante, no verán la luz hasta más avanzado el año.

2. Coches. ¿En qué momento se convirtieron los coches en uno de los centros de las ferias tecnológicas? De lo que no hay duda es de que son una de las categorías que más expectativas despiertan por todo su potencial. El futuro de coches voladores no parece cercano, pero sí el de coches que no necesitan conductor. Uno de los protagonistas del CES será Ford, que se rumorea que anunciará un acuerdo con Google y que presentará su visión de cómo serán los coches del futuro. Volkswagen presentará un concepto de coche totalmente eléctrico, quizá intentando lavar su imagen por el escándalo de este año.

3. Wearables. Los wearables siguen en la línea de salida y no parece que logren arrancar del todo. Aunque 2015 fue el año en el que por fin parecieron empezar a atraer a los consumidores, siguen siendo algo todavía minoritario, debido a varios factores: son todavía caros, no parecen esenciales y su batería deja bastante que desear. Las tecnológicas, no obstante, no se rinden, y en el CES se espera ver muchas más pulseras de fitness, sistemas de notificación, etc. Posiblemente haya novedades de Motorola y Huawei, además de firmas de la industria de la moda con prendas inteligentes.

4. Drones. ¡Quién iba a decir hace solo un par de años que los drones iban a convertirse en el nuevo juguete que todo el mundo quiere por Navidad! En 2014 solo 4 exhibidores tenían drones, este año serán 27. ¿Qué novedades traerán ahora que ya todos hemos visto drones con cámaras 4k? La idea es ir más allá e ir añadiendo funcionalidades en forma de sensores que eviten que se estrellen o entren en zonas ilegales, que sigan al dueño, etc.

5. Internet de las Cosas. Por supuesto, los electrodomésticos siguen siendo importantes y mucho más ahora que entramos de pleno en la era del Internet de las Cosas: nuestras casas se vuelven inteligentes, los electrodomésticos hablan entre ellos, se conectan a internet, toman decisiones… Ahora que Apple ha puesto su HomeKit al servicio de los desarrolladores, esperamos que en el CES muchos fabricantes muestren ya los resultados, así como las que elijan irse con Google y ser compatibles con Nest.

6. Móviles, televisiones y PCs. ¿Cómo puede ser que lo que una vez fue el centro quede ahora relegado a un segundo plano? Seguirán llenando stands y dando titulares, pero siempre de forma menos llamativa que un dron o una casa inteligente. De dispositivos móviles no se esperan muchos anuncios, debido a que el mes que viene está el MWC en Barcelona, veremos mucho híbrido tablet-portátil nacido de la escuela de Surface, y teles más grandes, con mayor resolución, y quizá alguien todavía insista en el 3D.