Dell ve peligrar su negocio de PC por las escasas ventas de Windows 8

Empresas

“La incierta adopción de Windows 8” es uno de los “riesgos e incertidumbres” del mercado de ordenadores personales a los que se enfrenta Dell.

Los pobres resultados de ventas de Windows 8 no son sólo un problema para Microsoft. El fabricante de ordenadores Dell, en una presentación a la SEC el pasado 29 de marzo reflejada hoy por The Verge, describe los “riesgos e incertidumbres” del mercado de tecnología de consumo, entre los que destaca “la incierta adopción  del sistema operativo Windows 8“.

La lenta penetración de Windows 8 -cifrada en un 3,2% en un estudio de Net Applications- no es el único problema al que se enfrenta Dell. La compañía de Michael Dell también reconoce “la dificultad general de predecir el mercado de los ordenadores personales…” y “la disminución de los ingresos en el mercado de PC de escritorio y portátiles y la incertidumbre acerca de si, o cuando, esta disminución va a terminar…”, así como “la continua presión a la baja de los precios y la tendencia hacia la mercantilización en el mercado de ordenadores personales”.

En cuanto a los sistemas operativos, Dell se muestra preocupada por “el uso cada vez mayor de sistemas operativos para PC alternativos a  Microsoft Windows…” y por “los retrasos inesperados en las actualizaciones de Windows 7 y la creciente sustitución de PC por teléfonos inteligentes y tabletas”.

Los problemas reconocidos por Dell en su presentación crean un panorama difícil para la empresa, que se ha visto obligada a admitir que su enorme negocio está construido basándose en un modelo que claramente está quedando obsoleto.

Además, estos riesgos e incertidumbres a los que se enfrenta la empresa pueden perjudicar su rendimiento financiero y el plan de su CEO y fundador, Michael Dell, que supuso sacar a la compañía de la Bolsa. Algunos de estos factores pueden llevar a los inversores a pensarse dos veces su participación en Dell.

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor