En el año 2016, Internet podría convertirse en la quinta economía mundial

CloudEmpresas

Conecta a las personas, facilita los negocios y resulta una lanzadera para el crecimiento de las empresas. La red es una mina de riqueza. Además de su aportación al PIB, supone una fuente ineludible para la creación de empleo

Una red global, que abre un sinfín de posibilidades a personas y empresas. Internet no ha dejado de ser un conjunto descentralizado de redes de comunicación, pero a su vez se ha convertido en un lugar con enormes oportunidades de negocio. De hecho, y según una investigación realizada por Boston Consulting Group, para el año 2016 representará la 5ª economía mundial, sólo por detrás de Estados Unidos, China, Japón y la India; y por delante de potencias como Alemania.

En cuestión de dos años, casi la mitad de la población de todo el mundo estará conectada y la economía de internet podrá alcanzar los 4,2 billones de dólares en los países del G-20. Internet no ha dejado de crecer desde su nacimiento. Tras sufrir algún revés, colapso o recesión, su uso ha aumentado exponencialmente, así como su tamaño, alcance e impacto. Es más, la web se ha integrado en los hábitos cotidianos de la mayoría de los ciudadanos. Hoy por hoy, resulta complejo plantearse la opción de vivir desconectado.

Internet ha sido responsable del 21% del crecimiento del PIB en los países desarrollados durante los últimos 5 años, y por cada puesto de trabajo que se destruye se crean 2,6 en la web. Al menos, es lo que se desprende de un estudio que publicó la consultora Mckinsey en 2011, por lo que los datos han debido de cambiar. Aun así, es evidente la contribución de la web a la creación de empleo y riqueza. José Luis Zimmermann, director general de la Asociación Española de la Economía Digital (adigital), afirma que “llegará un momento en el que no tendrá sentido analizar su relevancia porque estará totalmente enraizado en nuestro día a día”.

Más allá de agilizar los trámites en los negocios o de mejorar las estrategias empresariales, el uso de internet ha generado una economía digital. Se trata de un concepto acuñado a mediados de los años 90. Para Zimmermann, “es la actividad económica que sucede sobre las tecnologías de la información y las comunicaciones. Es decir, los procesos económicos que tienen lugar a partir de la conexión digital. El comercio electrónico (B2C, B2B, C2C…), la comunicación digital y la distribución de contenidos serían los pilares fundamentales”.

Además de fomentar la creación de empleo y el crecimiento de la economía, la red contribuye hasta el 8% del Producto Interior Bruto (PIB) en algunos países. Borja Rodríguez, CEO de Velentis y presidente de la Comisión de Turismo en la Asociación Nacional de Empresas de Internet (ANEI) discrepa con las formas de obtener algunas cifras y defiende que la web es global y, como tal, lo es su aportación al PIB. “Internet, así como la movilidad y la tecnología, supone un porcentaje muy superior, por no decir que tiene su grado de importancia en absolutamente todos los sectores y subsectores, incluso en el de la construcción. Cómo queramos calcularlo es otra cuestión que se debería valorar. Quizás sea el momento de cambiar las fórmulas que se utilizan para dar ciertos datos macro”.

airportinternet_01

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor