La mayoría de start-ups españolas están en la fase ‘semilla’

EmpresasStartups

Un informe de Telefónica Digital muestra que el ecosistema de empresas emergentes españolas está germinando, frente a países con entornos mucho más maduros.

Un reciente informe de Iniciador y Sage, recogía que un 92% de los emprendedores españoles opinaba que nuestro país era un lugar poco apropiado para emprender. Ahora, un estudio sobre el ecosistema de las start-ups de 2012, elaborado por Telefónica Digital y Startup Genome, refuerza esta idea.

Ni Madrid ni Barcelona entran dentro del ranking de las 20 mejores ciudades del mundo para montar una empresa emergente. De hecho, encontrar urbes europeas en la lista resulta complicado. Solo Londres, París y Berlín aparecen en la misma, ocupando los puestos séptimo, undécimo y decimoquinto.

Según apunta el estudio, las start-ups españolas se encontrarían en la fase inicial de su ciclo de vida, definida como ‘semilla’. Del mapa establecido, es la única urbe donde las empresas tienen tal escaso nivel de madurez. En Madrid predominan las compañías dirigidas al ámbito de negocios sobre las orientadas al público de consumo (2,5 sobre 1), con emprendedores que tendrían una media de edad de casi 65 años y que dedicarían al día a sus proyectos unas 6,75 horas. Casi un cuarto de estas start-ups contaría con alguna persona que viene de Silicon Valley.

Por emplazamientos, el mejor sitio para montar una start-up sigue siendo Silicon Valley. No hay lugar en el mundo con una cultura emprendedora mayor que en este valle californiano. Esto hace tomarse las cosas más en serio a los trabajadores de estas firmas y dedicar más tiempo a sus compañías. Además, allí se ubican un 20% más de mentores que en el promedio general.

En segundo lugar se situaría Tel-Aviv. Se trata de un ecosistema altamente avanzado y lleno de empresas de tecnología, en el cual la mayoría de gigantes TIC (Intel, Microsoft, Google, Cisco, etc) tienen delegaciones.

Israel tiene muchos aspectos positivos para fomentar el emprendimiento. Se da el caso el de que la mayoría de la población (dos de cada tres) son inmigrantes y por definición se trataría de gente más propensa a tomar riesgos. Además, parece que conseguir fondos por parte de business angels resulta más sencillo. El problema de este emplazamiento es que muchas start-ups estarían ya en su última fase, la de contracción.

Después de Tel Aviv otras cuatro empresas americanas ocupan el ranking: Los Angeles, Seattle, Nueva York y Boston, dejando a EE.UU como dueña y señora del mundo start-up. Si a ello sumamos que Toronto, Vancouver y Chicago se sitúan en las posiciones octava, novena y décima, está claro que la receta para el éxito emprendedor se cocina mejor en Norteamérica.

Para encontrar una urbe europea hay que bajar hasta el sexto lugar. Allí se ubica Londres y su City. El dato curioso ya que la capital británica sería el principal ecosistema de puesta en marcha y financiación para start-ups femeninas. Allí se encuentra la mayor proporción de mujeres emprendedoras a nivel global (9%) ¿Sus problemas? Un déficit de financiación y su gran lentitud para abrazar lo móvil.

Dejando Reino Unido a un lado, el país europeo con un ecosistema de start-ups más interesante sería Alemania. El informe sitúa a Berlín como el más promocionado.

La ciudad latinoamericana mejor posicionada es Sao Paulo, en el puesto número 13. Pero el informe sitúa a Brasil como el cuarto país más indicado para emprender por su rápido crecimiento. El obstáculo también sería la carencia de fondos en territorio carioca sumado a la ambición de algunos empresarios.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor