La razón por la que algunas noches la Luna parece más grande

Empresas

Hay noches en las que la Luna parece enorme, casi como si se nos fuese a caer encima. Otras, en cambio, es un puntico blanquecino perdido en medio del cielo. ¿Por qué sucede esto si la distancia entre la Tierra y la Luna varía tan poco que en la práctica es inapreciable a simple vista? La respuesta es muy sencilla, como podrás ver en el vídeo que te mostramos a continuación, pero ya te avanzamos que cuando la Luna está a baja altura un efecto óptico de comparación con objetos en la línea del horizonte te hace creer que es enorme mientras que cuando está en medio del cielo, como no hay nada alrededor con lo que comparar, te parece diminuta. Pero hay más.

Se denomina efecto Ebbinghaus, y es tan simple como que alguien te ve más alto si te colocas junto a un niño y te ve diminuto si te colocas al lado de Pau Gasol, algo muy habitual en algunos trucos ópticos como el de la imagen de aquí abajo.

Te puede parecer que el punto central es más grande en el dibujo de la izquierda y más pequeño en el punto de la derecha pero la realidad es que ambos son idénticos, lo que cambia es el contexto, y con eso nuestra percepción de la realidad.

Por otro lado nuestro cerebro se ha acostumbrado a procesar visualmente los objetos del horizonte como de tamaño reducido, conforme más distante está algo es más pequeño porque entendemos que está más lejos. Como la luna al pasar por el horizonte no se encoje, como sucedería con un vehículo que se aleja, todo lo que el cerebro sabe de perspectiva y la relación entre tamaño y distancia se va al garete y la Luna, que no mengua conforme está desplazándose del horizonte, nos parece enorme.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=49RztN4Bqu0[/youtube]

Al final resulta que es nuestro propio cerebro el que nos engaña porque se le hace la neurona un lío. ─[YouTube]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor