LimbIC: te lo juramos, es una silla

Empresas

Sillas, diseño y fibra de carbono… menuda combinación. Y es que si ya estabas pensando que de lo que te vamos a hablar hoy es de un potro de tortura, de una camilla para parturientas o del hijo bastardo de un transformer y R2D2 te equivocas. Eso que aparece en la foto se llama LimbIC y como demuestra el vídeo que tenemos a continuación es una silla en la que aunque a primera vista no te lo parezca se puede uno sentar cómodamente sin necesidad de recibir previamente lecciones de contorsionismo, sadomasoquismo o cualquier otro ismo. Ah, y como plato fuerte, el ¿asiento? está realizado íntegramente en ese material que hasta la llegada del grafeno ocupaba el podio del deseo diseñístico: la fibra de carbono.

El nombre del invento, LimbIC, proviene de la facultad de este singular asiento para estimular el sistema límbico, la estructura cerebral que gestiona las respuestas fisiológicas ante los estímulos externos.

El propósito es conectar la energía y enfocar la creatividad a través de la postura que nuestro cuerpo adopta sobre esta silla. Para ello LimbIC ha sido diseñada siguiendo unos criterios ergonómicos especiales que contribuyen a que el usuario experimente una sensación de ligereza cuando está sobre ella… dentro de ella… en ella.

Ha sido diseñado por los cerebrines que hay en el Media Lab del MIT, el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachussets, y realizado a mano en Suiza con el propósito de que el relax y la salud de la espalda prevalezcan, especialmente en aquellos casos en que se sufre de molestias crónicas en la espalda, ya que mitiga estas gracias a las posturas adoptadas por el sujeto sedente.

Eso sí, todo en esta vida tiene un precio, y ya si es de diseño y con fibra de carbono para qué las prisas. LimbIC te proporcionará alivio y constituye una curiosa pieza decorativa, si quieres verlo así, pero a cambio de unos 7.000€ ─[Aha Life]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor