Los dominios de Internet se liberalizan

CloudRegulación

Cuando se cumplen 20 años de Internet, ICANN abandona su rigidez y aparecen nuevos dominios y extensiones regionales que prometen una web más multicultural y abierta.

El Sistema de Nombres de Dominio que funciona en la actualidad (DNS, por sus siglas en inglés) vincula una dirección IP con palabras representativas y fáciles de recordar para que los internautas no tengan que teclear números cuando quieran ir a una determinada página web.

El organismo encargado de gestionar que las direcciones y dominios disponibles es el ICANN, una organización sin ánimo de lucro que coordina la administración de los elementos técnicos del DNS para unificarlos a nivel mundial. En un principio, el sistema DNS ha estado limitado a las letras del alfabeto en inglés, eliminado los caracteres propios de cada idioma, como la eñe del español o los alfabetos no romanos, pero la organización ha puesto en marcha nuevas medidas para aportar multiculturalidad a la web.

En la última reunión del ICANN celebrada en Roma a principios de 2009, se confirmó la implantación de caracteres no latinos en la propia extensión de Internet con el objetivo de facilitar una difusión de Red entre más usuarios. Gracias a esta medida, las extensiones de dominio identificativas de varios países podrían estar escritas en su alfabeto original, acercando Internet a colectivos menos familiarizados con el alfabeto occidental.

En un primer momento, se incluyeron entre las extensiones de dominio las .com para empresas, .gov para páginas de Gobierno y .org para organizaciones, entre otras, a las que poco a poco se fueron sumando las extensiones territoriales de los distintos países (.us, para EEUU, .es para España o .fr para Francia). A pesar de los esfuerzos del ICANN, los procesos para poner en marcha dominios nuevos son todavía lentos. Por ejemplo, hace pocos meses ha empezado a registrarse el dominio.tel para empresas de telecomunicaciones cuya solicitud se remonta al año 2004.

Muchas regiones han solicitado sus propias extensiones, como el .cat para Cataluña o .eu para los países europeos, y los datos indican que cada vez son más los particulares, empresas y organismos interesados en adoptar estos dominios frente a los tradicionales .com. Otros colectivos, como las organizaciones ecologistas, están reclamando también sus propias extensiones de dominio. Punto Eco LLC, por ejemplo, apoya la creación de un domino para iniciativas ecologistas con la extensión .eco.

Aunque en realidad hacen referencia a países como las Islas de Tuvalu, el Estado Federal de Micronesia o las islas Cocos, algunos dominios territoriales se han convertido en la gallina de los huevos de oro.

ICANN ha fijado entre sus objetivos que la creación de nuevas extensiones sea ágil y flexible, de modo que cualquiera pueda presentar sus propuestas para crear su propio dominio. Sin embargo, todavía queda lejos el día en el que sea posible hacerlo de manera directa, por lo que las empresas han tenido que recurrir a diferentes estrategias para poder aprovecharse de un domino más conveniente y apropiado para su producto.

Muchas de los dominios que se utilizan hoy en día en internet, como .tv para las webs con contenido de televisión o .fm para las radios online (Yes.fm o Last.fm, por ejemplo) no tienen esa denominación por el tipo de contenido que aloja la web, sino que en realidad son extensiones territoriales que casualmente coinciden con esas abreviaciones tan extendidas.

El caso más famoso es el del dominio.tv, que originalmente pertenecía a Tuvalu y fue vendido a VeriSign con la idea de comercializarlo para canales de televisión. Igualmente, la extensión territorial .fm hace referencia a la Federación Micronesia, aunque se utiliza para las radios online. El dominio de Turkmenistan, .tm, es utilizado también como abreviatura de trade mark (marca registrada) y el .cc, de las Islas Cocos sirve para centro de conferencias, centro comunitario, country club o circuito cerrado. El dominio .ws, de Samoa Occidental (West Samoa en inglés) se comercializa como web site y el de Yibuti o Djibuti,.dj, ha sido adoptado por muchos disc jockeys para sus webs personales.

En un futuro podremos ver extensiones de Internet casi de cualquier tipo, pues entre las prioridades del ICANN, además de incluir dominios con caracteres de todas las lenguas del mundo, está la liberalización del proceso de creación de extensiones propias.

Sin embargo, las nuevas extensiones no se aprobarán descontroladamente, sino que primero se estudiará si existe una demanda entre los internautas de dicha extensión. Las letras identificativas no podrán dar lugar a confusión con otras extensiones ya existentes y el precio será mucho más elevado que los dominios actuales (entre unos 185.000 y 75.000 dólares al año).

Además, como muchas denominaciones comerciales coincidirán con ciudades o nombre genéricos, las autoridades públicas tendrán prioridad en la solicitud.

Por último, un comité de experto estudiará la legitimidad de cada propuesta para que cuadre con la normativa vigente.

Una práctica que ha crecido con el cada vez más amplio abanico de registros posibles es lo que los expertos han denominadocybersquatting o ‘ciberursurpación’: utilizar nombres de empresas conocidas para robar clientes.

No se trata de una práctica ilegal, pues nada impide a una empresa registrarse con un nombre parecido a otra, pero los reguladores ya han fijado su atención a este problema para que no afecte a los internautas.

Lo normal es que las empresas grandes compren todos los dominios parecidos al suyo, para que si el cliente teclea por error la página equivocada, sea redirigido a la web que quería visitar. Sin embargo, los aprovechan las lagunas que pueda haber y compran los dominios no registrados por la empresa. El riesgo viene cuando cybersquatters imitan las propias páginas oficiales para confundir al usuario, afectando también a las empresas con una trayectoria consolidada que pierden clientes, y su valor de marca, que puede verse comprometido por el comportamiento de otra empresa que nada tienen que ver con ella.

Entre las páginas en litigio en 2008 hay referencias a Madrid 2016, la British Broadcasting Company (BBC), la Universidad de Yale, la BlackBerry de RIM, además de nombres de compañías como eBay, Google y Nestle.

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual ( OMPI ) gestionó el año pasado 2.329 casos mediante su procedimiento de litigio para nombres de páginas de Internet y el ICANN ha asegurado que antes de poner en marcha nuevos dominios de alto nivel desarrollarán procedimientos para evitar posibles problemas de este tipo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor