Los pagos móviles, frenados por el uso de la tarjeta de crédito

MarketingPagos electrónicos

El hábito instaurado de pagar con tarjeta es reconocido como una barrera al uso de los pagos móviles, según un estudio de Tecnocom.

El Informe Tecnocom sobre Tendencias en Medios de Pago 2016, presentado ayer, dedica una atención especial al desarrollo de los medios de pago online y pago móvil. El estudio revela que en cuatro de los siete países iberoamericanos analizados -México, Brasil, Chile y España- al menos un tercio de los usuarios bancarizados realiza compras online todos los meses, mayoritariamente desde el ordenador personal.

En España, los pagos en el comercio electrónico sumaron 20.000 millones de euros en 2015 (un 25,9% más que el año anterior) y se registraron cerca de 300 millones de actos de compra. En cambio, en América Latina la brecha existente entre población digitalizada y población bancarizada genera un problema en el ámbito del ecommerce, por la falta de medios de pago habilitados para operar en este canal.

En relación a los pagos móviles, el hábito instaurado de pagar con tarjeta de crédito es reconocido como una barrera. En su modalidad de cuenta a cuenta, los pagos móviles despiertan mucho interés en México, Brasil, Chile, República Dominicana y Colombia (más del 50% de los encuestados), mientras que España la población es menos entusiasta (28,6%).

Precisamente la sexta edición del informe de Tecnocom y Analistas Financieros Internacionales (Afi) destaca el crecimiento del número de tarjetas de crédito en España. Con 45 millones de tarjetas, ya se sitúa en los niveles previos a la crisis.

El informe señala el cambio de tendencia en el parque de tarjetas de pago en España, con un crecimiento de más de 2,2 millones de unidades. Así, en 2015 se contabilizaron 690.000 tarjetas de débito más en circulación (un 2,8% más que en 2014) y 1,6 millones más de crédito (un 3,7% más). La culminación de la reestructuración del sector bancario, el retorno al crecimiento económico y el impulso de nuevos emisores explican este cambio de tendencia.

Por otro lado, el parque de terminales punto de venta (TPV) creció un 13% en 2015, hasta los 1,6 millones de terminales, sin contacto en su práctica totalidad. El número de operaciones de compra realizadas en España con tarjeta aumentó un 7,2% en 2015. La financiación con tarjeta de crédito, por su parte, aún es una práctica poco explotada en España, a diferencia de Latinoamérica, y se vislumbra como uno de los vectores de negocio asociados a los medios de pago.

Los directivos de medios de pago destacan el proceso de transformación digital y de mayor competencia impulsado por la renovada Directiva de Servicios de Pago (PSD2) en Europa y, más concretamente, por la apertura y acceso a las cuentas de clientes a nuevos proveedores terceros, fundamentalmente empresas fintech.

No obstante, reconocen cierta incertidumbre acerca de la futura convivencia del pago con tarjeta y el pago móvil de cuenta a cuenta basado en transferencias. La percibida sobreoferta de billeteras digitales hace difícil prever cuál será la solución mayoritaria, unido al hecho de que la adopción no está avanzando al ritmo esperado.

Finalmente, los españoles aún son reticentes a pagar sus gastos más frecuentes con tarjeta: sólo el 7% lo hace. Asimismo, el 22,6% de los clientes bancarios españoles aún paga en efectivo todos sus gastos semnales. Comodidad, seguridad y control de gastos son atributos que motivarían al pago exclusivo con tarjeta, mientras que la menor privacidad desincentiva su uso, según el Informe Tecnocom 2016.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor