¿Recuperará Whatsapp la confianza de los usuarios?

EmpresasSeguridad

Whatsapp introdujo esta semana un cifrado más seguro de sus mensajes, pero ¿acallarán las sospechas de que Facebook utiliza sus datos para la publicidad?

Todo empezó cuando Facebook anunció que había comprado Whatsapp a principios de año. Muchos usuarios entraron en cólera (y en pánico), creyendo que sus mensajes serían a partir de ahora parte de la carne que alimenta la maquinaria publicitaria de la red social. Por mucho que Jan Koum, CEO de la app de mensajería, dijese que eso nunca pasaría, que su objetivo seguía siendo el de hacer de Whatsapp una forma segura de comunicarse, fueron muchos los que abandonaron.

Hubo desbandada hacia LINE y hacia apps como Telegram, que llegaban con la privacidad y seguridad como bandera. No ayudaba que Whatsapp fallase con cierta frecuencia para mantener a los usuarios. No obstante, pasados unos meses, la app de Koum sigue siendo la reina de la mensajería instantánea. ¿De qué servía cambiarse a LiNE o Telegram si tus amigos seguían en Whatsapp? La app es ya como su propietario Facebook, el lugar que todo el mundo amenaza abandonar. Luego no lo hace.

Pero está claro que a Whatsapp no le gusta tener esa mala fama por culpa de la red social, por lo que esta semana dio un golpe en la mesa y anunció una nueva medida para callar a los críticos: los mensajes serán ahora cifrados de forma mucho más segura. Habrá una clave por mensaje (y no por conversación) y esta se guardará en los teléfonos de los usuarios y no en los servidores de Whatsapp.

La idea es asegurar a los usuarios de que sus conversaciones en Whatsapp son seguras y, sobre todo, privadas. Ni Facebook ni Whatsapp podrán usar esos mensajes para extraer datos con los que poder incluir publicidad más segmentada y exacta (y por lo tanto cara), al no tener acceso a la clave. Pero fuera quedan también las autoridades de seguridad, que ya no podrán acceder ni solicitar a Whatsapp el acceso a la comunicación de usuarios que sean también sospechosos de algo. Esto es lo que promete crear más polémica.

Las agencias gubernamentales contra las grandes tecnológicas

Whatsapp no es el primer servicio de mensajería que encripta sus mensajes de forma tan profunda. Tanto Apple como Google han ido poco a poco reforzando la seguridad de sus servicios, especialmente a raíz del escándalo de espionaje de la NSA, y ambas han despertado la ira y el desprecio de las autoridades estadounidenses. Hace poco más de un mes, por ejemplo, el director del FBI aseguró que el cifrado que ambas habían introducido amenazaba con “llevarnos a todos a un lugar más oscuro”.

Poco después, aunque la NSA intentaba suavizar la situación e intentar lograr una relación de “amabilidad” con las tecnológicas, un exabogado de la agencia aseguraba directamente que el cifrado era “un mal modelo de negocio”. Algo que podría acabar con ambas compañías en una situación similar a la de BlackBerry.

Las amenazas no han surtido efecto. No solo ni Apple, ni Google relajaron sus políticas de cifrado para hacer el espionaje más sencillo, sino que ahora se ha unido Whatsapp, otro de los grandes canales de comunicación en el que tienen lugar millones de conversaciones en todo el mundo de forma diaria. De momento este cifrado está disponible solo en Android (y no incluye conversaciones en grupo ni mensajes con imágenes o vídeos), pero la idea de Open Whisper, los responsables de la implementación es conseguir “un mundo en el que todos los usuarios de Whatsapp tengan cifrado de extremo a extremo”.

¿Confiarán ahora los usuarios más en Whatsapp? Los más desconfiados seguirán apuntando a Facebook y su modelo de negocio como dueño de la app. El resto, mientras tanto, seguirá usando el servicio de mensajería como hasta ahora, sin preocuparse demasiado por espionaje gubernamental o la venta de sus datos a anunciantes.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor