Blackburn Flea 2.0, luces para bici que se recargan por USB o con el Sol [Review Gizmodo]

Empresas

Pocas luces para bici permiten llegar a un buen compromiso entre ser pequeñas, ligeras, luminosas y además ser recargables. Por lo que normalmente, o bien buscamos luces enormes y engorrosas, o llevamos luces “llavero” y en unos días tenemos que cambiarles las pilas.

Pues bien, las nuevas Blackburn Flea 2.0 cumplen todos los requisitos anteriores y además le añaden varias novedades como la recarga por USB, por paneles solares y un indicador del estado de batería. ¿Qué más se puede pedir? Pues un casco Bell perfectamente adaptado para ellas.


Vídeo en 3D, para verlo en 2D o cambiar el sistema de visionado simplemente pulsa el botón 3D y selecciona la opción que prefieras.

La nueva versión que Blackburn ha creado de sus luces para bici Flea para este año 2011, mejoran lo que ya de por sí era bastante bueno.

Costan de una luz delantera blanca y una luz trasera roja. La frontal con 4 LEDs White Nichia, capaces de dar 40 lumens y funcionar durante 3 horas o 5 horas en modo Chimo Bayo (intermitente). Tiene además 3 modos: normal, intenso e intermitente. Todo esto en sólo 17 gramos y disponible en 6 colores diferentes.

El enganche que ofrece la luz delantera es mediante un velcro adaptable a cualquier parte de la bici, o un adaptador para casco/cabeza/gorra.

La luz trasera, por su cuenta, también tiene 4 LEDs y pesa 17 gramos, pero sus tres modos son: fijo, intermitente y “persecución” (intermitente en grupos de 2 LEDs) y su batería aguanta 6 horas en fijo y 12 en intermitente. Se puede enganchar con el mismo velcro o con un resorte metálico.

Pero lo mejor es que para recargarlas nos bastará con sus adaptadores magnéticos USB, que nos permitirán engancharlas a un ordenador, batería o incluso la red eléctrica con un cargador de móvil.

Es más incluyen cada una un pequeño panel solar que permite usar luz artificial o luz solar. Conseguí que recargaran al lado de una bombilla incandescente de 25W, pero necesitarás más de 100W en un cuarto normal si quieres usar luz indirecta.

Además gracias a que el botón se ilumina con un color diferente para mostrar el estado de las baterías, no tendrás que preocuparte por quedarte a oscuras si saber por qué. Las luces están además garatizadas de por vida.

La empresa Bell tiene también un excelente casco, el Muni, con soportes especiales directamente pensados para las luces Blackburn Flea e incluye un enganche para sus espejos traseros.

El casco pesa 290 gramos, tiene 21 agujeros de ventilación y también cuenta con sistema de ajuste OneStep, luces traseras incorporadas y un cierre adaptable muy cómodo.

El precio de cada luz ronda los 25-40 euros dependiendo de si incluyen o no el panel solar, también puedes comprar las dos luces en un pack por 50 euros y comprar el panel solar por 20 euros o el adaptador casco/gorra/cabeza por 10. Más información en Blackburn.

El casco Bell Muni ronda los 80 euros en tiendas españolas y 65 dólares directamente desde Bell.

Lo bueno

  • Pequeñas y muy ligeras, puedes llevarlas siempre contigo.
  • Gracias a la recarga USB o solar puedes olvidarte de las pilas para siempre.
  • Cierre del casco realmente cómodo.

Lo malo

  • La frontal en modo intenso resulta un poco escasa para ir por el campo sin luna llena.
  • El enganche magnético a los adaptadores USB a veces falla y hay que moverlo un poco hasta que la luz nos avisa de que están cargando.
  • El ajuste del casco está bien pero el de las bandas podría ser mejor.

Veredicto
Estas luces son tan pequeñas y útiles que no cuesta nada llevarlas siempre contigo, no sólo para la bici, la luz frontal es una excelente luz multiusos, incluso para montar una minirave en tu cuarto. Además el uso de los paneles solares es todo un acierto, para asegurarte tener siempre las baterías a punto, aunque no habría estada mal hacer las luces un poco mayores para darle un poco más de autonomía.— Dani Burón [Blackburn]

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor