El cumpleaños del bikini

Empresas

Esta importantísima prenda de vestuario femenino cumple hoy 55 años.

Pero lo que quizá muchos no sepan es que su origen está vinculado a la guerra. Tal día como hoy en el año 1951 los Estados Unidos probaban una bomba atómica en el atolón de Bikini, en el Océano Pacífico, una bomba de 15 megatones que produjo una bola de fuego 500 veces más brillante que el Sol.

En esas mismas fechas comenzó a ser noticia en el mundo de la moda la presentación de un nuevo tipo de bañador femenino en dos piezas. Hizo falta poco tiempo para que alguien uniera las dos noticias y calificando esa prenda como “la bomba” terminase llamándose “bikini”. El resto es historia. Y aún hay más.

Si la detonación aérea de una bomba atómica en aquella época no era ya suficiente motivo de revuelo informativo, añadamos al cóctel una revolucionaria pieza de ropa de baño que dejaba al descubierto más piel de la que nuestros abuelos estaban acostumbrados a ver en público.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=BuY4kZWIJFI&feature=player_embedded[/youtube]

Evidentemente ya existían antecedentes en la reducción del tamaño de la tela que cubría a las bañistas femeninas. Antiguos mosaicos romanos, como este de la Villa Casale en Sicilia ya nos recuerdan que hace un par de milenios que no es una novedad el uso de esta escueta vestimenta, aunque otra cosa bien distinta es la generalización en su uso por una gran cantidad de mujeres.

Aquí habría que comenzar a recordar que el francés Louis Reard ya en 1936 trató desde su atellier de lencería femenina, de introducir en el mercado “la prenda de baño de menor tamaño en dos piezas” mientras conincidía en el tiempo con los trabajos en el mismo sentido de Jacques Heim.

El éxito lo obtuvo Reard al identificar el impacto en el público de la explosión atómica con la impresión que causaría la contemplación de las curvas femeninas de las mujeres que vistieran su prenda de baño.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=K46DqcWF7VU&feature=player_embedded[/youtube]

Tenía razón, la respuesta del público llega hasta nuestros días y aunque ya no constituya tanta novedad como hace 55 años hay que reconocer que algunos todavía quedamos deslumbrados (como si mirásemos una explosión nuclear) ante la visión de determinados modelitos de bikini. ─Antonio Rentero

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor