La tecnología nos suena a chino

CensuraCloudEmpresasMovilidadRegulaciónSeguridadWorkspace

Los ordenadores y smartphones del gigante asiático inundan los mercados de todo el mundo, mientras Beijing endurece el control sobre Internet y coquetea con grandes firmas occidentales.

A la caza de un pedazo del pastel

Advertencias aparte, lo cierto es que pocos gobiernos y casi ningún gigante de las telecomunicaciones están dispuestos a poner en peligro la posibilidad de implantarse en un país que ofrece un jugoso pastel formado por más de 1.300 millones de habitantes, buena parte de ellos deseosos de consumir las principales aplicaciones tecnológicas desarrolladas en Occidente.

No en vano, China cuenta con más de 500 millones de internautas y se convirtió en el primer mercado mundial de ordenadores personales durante el segundo trimestre de 2011, cuando se vendieron más de 18,5 millones de unidades, superando por primera vez en la historia a EEUU, que se quedó en 17,7 millones, y las previsiones apuntan a un crecimiento continuado durante los próximos años.

Lo mismo sucede en el ámbito de la telefonía móvil, donde el gigante asiático ocupa el primer puesto a nivel mundial tanto en número de smarthpones vendidos (casi 24 millones durante el tercer trimestre del pasado año), como en número de usuarios, con más de 900 millones repartidos entre sus tres operadoras nacionales: China Unicom, China Telecom y China Mobile, la compañía con más ingresos del sector.

En este sentido, una de las firmas que más se está beneficiendo de la fiebre china por los teléfonos móviles inteligentes es la finlandesa Nokia, que se mantiene como el primer fabricante mundial, con un 24% de cuota de mercado, gracias a su elevada penetración en el gigante asiático, donde controla el 28%, frente al 18% de su inmediata perseguidora, la surcoreana Samsung.

De la ventajosa situación de Nokia en el mercado chino tratará de sacar partido también su socia Microsoft, que a lo largo de este año lanzará en el gigante asiático sus Windows Phone, para lo que ha rubricado un importante acuerdo con la cadena minorista local Suning, que será la encargada de comercializar sus smarthpones. De igual modo, Microsoft inaugurará durante los próximos meses su tienda de aplicaciones móviles en China, segundo país del mundo en el que más apps se descargan, como bien sabe Apple.

Y haciendo bueno ese viejo refrán que señala que ‘si no puedes al enemigo, únete a él’, Dell tratará de remontar el vuelo tras sus reiteradas caídas en el sector de los ordenadores personales expandiendo su negocio a la telefonía móvil y las tabletas. Para ello, la firma estadounidense se ha fijado, como no podía ser de otro modo, en el mercado chino, poniéndose manos a la obra en la producción de smarthpones y tablets equipados con el sistema operativo de la china Baidu Yi, con la que se asoció el pasado año. Fruto de dicho acuerdo ha sido el reciente lanzamiento del teléfono Dell Streak Pro K43, al que previsiblemente sucederán otros muchos.

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor