11 de mayo de 2011

España a la cabeza del turismo espacial

Los españoles estamos que nos salimos.

Ganamos la Copa del Mundo de Fútbol, besamos a la reportera guapa de la tele, Shakira dice que somos “su sol“. Pero fuera del fútbol también somos unos galácticos.

Es al menos la impresión que podemos llevarnos si repasamos la lista de preinscritos en los viajes espaciales comerciales privados que tiene previstos ofrecer Virgin Galactic. Por países, somos los españoles quienes tenemos reservados mayor número de estos pasajes. Y aún hay más.

Teclado físico para iPad2 que se acopla sobre la propia pantalla iKeyboard

Desde que convirtieron a Lara Croft en alguien de carne y hueso tenemos una manía por desvirtualizar.

Si las carnes turgentes de modelos como Nell McAndrew o Rhona Mitra entre otras nos ayudaron a soportar la espera mientras llegaban las películas con Angelina Jolie, ahora tenemos otra obsesión por convertir en realidad material lo que era virtual. Hablamos del teclado que aparece en la pantalla del tablet de Apple y que algunos se están empeñando en convertir en un teclado físico, real, que podrás tocar con tus propias manos. Algo que también te gustaría hacer con Lara Croft, no lo niegues, pillín. Y aún hay más.

El mensaje secreto para ET

La comunicación con los extraterrestres puede terminar recodándonos una fiesta discotequera de los años 70.

Y es que el aspecto del objeto que aparece en la fotografía más parece sacado del Studio54 que de la NASA… pero son estos últimos los responsables de que LAGEOS, que es como se llama el artilugio, esté desde 1976 orbitando nuestro planeta guardando en su interior un mensaje codificado, ideado por el mítico Carl Sagan, que algún día puede llegar a habitantes de otros mundos. Y aún hay más.

Convierte tu iPhone en una cámara Super8

J.J. Abrams, responsable de series como “Alias” y “Perdidos” está a punto de estrenar “Super 8”.

Con el nombre del legendario sistema de filmación, ochentero por antonomasia, nos cuenta a medias con Steven Spielberg (productor) lo que sucede en un pueblecito en esa década en la que aún no existía Internet ni los móviles cuando un grupo de adolescentes están filmando una película amateur y coincide que un convoy militar que transporta algo misterioso sufre un accidente de ferrocarril frente a ellos.

Es la excusa perfecta para sacar una aplicación que se llame precisamente así, Super8, y que convierta nuestro iPhone un un tomavistas. Y aún hay más.