La última frontera de las empresas TIC: Abrir paso al liderazgo femenino

EmpresasGestión empresarial
1 38

Las ejecutivas y emprendedoras del ámbito STEAM se quejan de que en ocasiones ellas mismas son sus peores enemigas para ascender en el mundo empresarial.

El mundo STEM (Science Technology Engineeering Mathematics) o STEAM en su concepción más amplia (Science Technology Engineeering Arts Mathematics) sigue dominado por los hombres, aunque la diversidad es un tema que cada vez suscita mayor debate en Silicon Valley y en el resto de ecosistemas donde estas disciplinas tienen presencia.

Las mujeres luchan por abrirse paso poco a poco en estos campos llenos de estereotipos y siguen sin tenerlo nada fácil. La presencia femenina en el sector de las tecnologías de la información y la comunicación no supera el 30% y el porcentaje se reduce hasta el 19% cuando se habla de la escala directiva.

El sector STEM en España tampoco es un camino de rosas para las profesionales femeninas. Estamos en un país en el que las mujeres cobran un 17% menos que sus compañeros hombres en el sector TIC, una industria que emplea a 400.000 personas en España según una encuesta de salarios del sector realizada por el portal Ticjob.es a finales de 2014. Sin embargo, hay algunos ejemplos de mujeres que han llegado alto y lo han hecho intentando enseñar otro modelo de liderazgo más humano y flexible.

Algunos de ellos se dieron cita la semana pasada en un evento organizado por MujeresTech en colaboración con Deusto Business School e Intelygenz y celebrado en el marco de la European Startup Week. El think tank de la iniciativa, llamado ‘Women in STEAM’ contó con la presencia de ejecutivas de grandes empresas españolas, emprendedoras y periodistas.

womeninSTEAM

El gran error: Emular el modelo masculino clásico de liderazgo

Uno de los principales fallos que parecen haber llevado a cabo las mujeres que intentaban abrirse un hueco en las cúpulas directivas de las organizaciones en las últimas décadas habría sido intentar ponerse a la altura de los hombres, intentar competir con ellos dentro de los crueles organigramas y jornadas interminables, en lugar de entender que otros modelos de gestión son posibles.

“Se puede ser líder sin seguir el modelo de macho Alpha. Se puede llevar a cabo un liderazgo con escucha, sensible”, asegura Noelia Fernández, Chief Digital Transformation Officer de Prisa.

Cristina Rojo, CBP para Italia, España y Grecia de Nielsen, coincide en esta idea y entona el mea culpa. Reconoce que “al llegar a ser directivas muchas mujeres hemos intentado ser como hombres, con semanas laborales de 70 horas, sacrificándonos por el trabajo, sin vida personal o familiar. Por suerte, esto está cambiando”. La responsable cree hasta la fecha ha reninado un entorno de competitividad absoluta, pero ahora “se ha perdido el miedo entre las mujeres, ya no hay enemigas entre nosotras”.

¿En qué consiste el modelo de ‘liderazgo femenino’? ¿Qué puede suponer el ascenso de las mujeres dentro de las organizaciones? “Las mujeres podemos aportar a los negocios frescura, innovación, una manera diferente de hacer las cosas. El pensar que lo más importante son las personas, los equipos”, señala Inmaculada Pérez Castellanos, cofundadora y socio de la consultora legal Pérez Castellanos Law & Business. “En definitiva, construir empresas menos frías”.

El modelo de liderazgo clásico masculino también se ha caracterizado por otros rasgos y, lamentablemente, sigue tirando de la herencia recibida. “Nunca se piensa en las mujeres para ascenderlas. Los hombres aún se guían por sus ‘role models’. Si van a cambiar de puesto o promocionar, valoran mucho si van a tener más gente a su cargo, mientras a nosotras eso nos importa tanto. Solo pensamos que vamos a hacer algo nuevo en otro departamento”, analiza la responsable de transformación de Experiencia del Cliente de BBVA, María José Jordá.

mujeres-ceo

Que hable él

Es un hecho que las mujeres son más sociales que nosotros y mejores en todas aquellas tareas que tengan que ver con el lenguaje y la comunicación. No en vano, tienen mayor presencia en los departamentos de Marketing y comunicación y agencias de PR, sobre todo en el ámbito de las empresas tecnológicas. ¿Entonces por qué nunca ejercen de portavoces? ¿Por qué los hombres son los que suelen tomar la palabra ante los medios?

Sobre esto reflexiona Esther Paniagua, periodista freelance especializada en ciencia y tecnología: “Algunas mujeres no quieren contar las cosas, prefieren darle la palabra a un hombre como portavoz. En medios somos más mujeres que hombres, pero es cierto que muchas veces vamos a buscar al representante masculino para que habla. Tenemos que empoderarnos a nosotras mismas como líderes de opinión”, reclama.

Áurea Rivela, directora de la usina de transformación creativa Utopicus, asegura que este ‘pasar la patata caliente a sus compañeros varones’ tiene que ver con los miedos. “Las mujeres hemos tenido un rol educativo de buscar seguridad. Pero no pasa nada, el miedo al fracaso no debe gobernar tu vida”, afirma.

Esos miedos están directamente relacionados con los complejos que se arrastran a nivel personal, pero también dentro de la sociedad. Todo esto se acentúa en el sector tecnológico, hasta no hace mucho una industria eminentemente masculina y machista. “Arrastramos nosotras misma la carga. A veces somos nuestras principales enemigas, las más críticas”, señala Nieves Rey, gerente de Comunicación Corporativa de Ecoembes, una empresa en la que el porcentaje de mujeres en puestos directivos es del 62,5% y hay un 70% de presencia femenina en su plantilla.

“Como mujeres tenemos que creérnoslo, creernos nuestra realidad. La gente que prospera es la gente que se lo cree”, insiste la jefa de Ventas y Marketing de Amadeus, Mirja Sickel. La misma idea comparte María José Jordá, de BBVA, quien apostilla que “nosotras mismas esperamos poco de las mujeres”.

En algunos casos, las ejecutivas reconocen que han tenido buenos mentores masculinos que son los que realmente les han enseñado lo que es la ‘autoestima profesional’.

Para la responsable de transformación digital de Prisa, Noelia Fernández, “en España aún hay muchos estereotipos que se arrastran con el liderazgo. Tenemos que luchar con esa barrera”. Sara Bieger, socio de la firma de reclutamiento Leaders Trust va más allá y subraya que “existen muchos estereotipos de que no hay mujeres en el mundo de la tecnología. No solo entre las propias mujeres, sino también entre sus familias y los propios empleadores. Este problema subyace en todos los países del mundo”, comenta.

mujeres-barreras-lideres

Lo que pueden hacer ellas… y ellos

¿Qué se puede hacer para que cambien las cosas y las mujeres estén cada vez más presentes en puestos de responsabilidad del sector TIC? Ellas tienen mucho trabajo por delante, pero nosotros también tenemos que arrimar el hombro.

Las ‘role models’ del ramo han aportado sus ideas. La recruiter Sara Bieger invita a las mujeres que están en el mundo de la tecnología a que se conviertan en mentoras tecnológicas e insiste en que “hay que mejorar nuestra educación en las escuelas”. Helena Herrero, presidenta de HP España también coincide en la importancia de esa labor como mentoras y en la necesidad de relacionarse. “No invertimos suficiente en crear networking”, reclama.

Por su parte, Carmen García, directora de IBM Commerce, no duda en que “sale rentable tener diversidad entre las empresas. Está demostrado”. La responsable del Gigante Azul asegura que las mujeres tienen mucho que aportar y recuerda a sus compañeras que “esto es un proceso constante. No dejéis de aprender y formaros”.

Herrero pone en primera línea de fuego a los hombres para que favorezcan la transformación de las empresas. “Es importante que escuchen lo mismo que se dice entre mujeres”, señala la máxima responsable de HP en nuestro país. Por su parte Meghan Mercie, Economic Officer de la embajada de EE.UU en España, también cree que “los hombres tienen mucho poder y responsabilidad de ayudar a sus compañeras”.

“Queremos que haya más mujeres en el sector digital y hombres que nos apoyen, porque ellos son los verdaderos motores del cambio”, resume Cristina Aranda, responsable de Marketing y Comunicación de Intelygenz además de cofundadora y directora de la iniciativa MujeresTech, quién lanza un mensaje claro a las marcas y empresas: “Pretendemos que haya menos ‘princesas consumidoras’ y más reinas que hacen”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor