Marissa Mayer: dos años en Yahoo! y un enamoramiento que se agota

Empresas
Marissa Mayer

A punto de cumplir dos años como CEO de Yahoo!, solo la inminente OPV de Alibaba salva a Marissa Mayer de la quema.

Dicen los expertos que la fase de enamoramiento en una relación dura tres años. El paso siguiente está menos claro. Transformación en amor o cariño, renovación del enamoramiento o, simplemente, el final de todo. Marissa Mayer cumplirá este miércoles dos años como CEO de Yahoo! y, aunque en teoría le quedarían todavía doce meses de ciega pasión, parece que la fase de enamoramiento del mundo con Marissa está llegando a su fin. Los defectos empiezan a salir a la superficie.

Al principio fue todo muy bonito. Tras una racha algo mala de CEOs, que fue del despido de Carol Bartz al escándalo del currículo falso de Scott Thompson, Marissa Mayer llegaba desde Google como el cambio que la compañía necesitaba. Alguien joven y brillante, con 13 años de experiencia en la compañía del buscador, nuevos aires para una firma que se había quedado atrás.

La tarea que le esperaba a Marissa Mayer no era fácil. Yahoo! era una especie de reliquia, una compañía que había sido grande en los principios de Internet, pero que no había sabido adaptarse a las nuevas tecnologías. Con crisis de identidad incluida, al no decidirse entre compañía tecnológica o de medios, y un fuerte problema de imagen, lo que tenía que hacer Marissa Mayer con Yahoo! era casi un milagro. Pero la nueva CEO se puso manos a la obra nada más llegar.

Los cambios fueron inmediatos y tocaron muchos temas: empezó por introducir pequeños detalles muy à la Google en las políticas de la compañía, intentando ser más cool y ayudando a recuperar a una plantilla fuertemente desmotivada; continuó invirtiendo en rediseños que eran muy demandados, como el de Flickr o Yahoo! Mail; vendió la mitad de las acciones que Yahoo! tenía de Alibaba; y salió de compras (ha adquirido unas 40 startups). Todo el mundo, especialmente Wall Street, estaba contento.

Cuando la paciencia se agota

Esa época dorada no podía ser eterna. A punto de cumplir dos años como CEO de Yahoo!, las críticas empiezan a rodear a Marissa Mayer. Porque aunque estaba claro -ella misma lo dijo al principio – que dar la vuelta a la compañía y llevarla al éxito era tarea de varios años, la paciencia de inversores y analistas empieza a agotarse. Lo único que salva ahora mismo el valor de la compañía en Bolsa es que Alibaba, del que Yahoo! todavía conserva un 25%, está a punto de salir a bolsa.

Si Yahoo! no tuviese esa baza de Alibaba, cuya OPV se espera que sea la mayor de la historia en el sector tecnológico, Mayer estaría en peor posición: siguen sin lograr atraer a los anunciantes hacia la compañía, y los ingresos por publicidad no hacen más que menguar. No ayuda a esto tampoco la sensación extendida de que a Marissa Mayer no le interesan lo suficiente los anunciantes: hace unas semanas llegó dos horas tarde a una reunión con posibles clientes por quedarse dormida.

El tema de los rediseños, aunque eran vistos como necesarios, también tuvo sus críticas. El de Flickr no gustó porque, a pesar de ese terabyte de espacio que se regaló a los usuarios, hizo menos fuerte lo mejor de la plataforma, su comunidad. Los usuarios de Yahoo! Mail, por su parte, también se quejaron con los cambios. Y la crisis de identidad sigue sin solucionarse.

¿Le queda tiempo a Marissa Mayer para seguir intentando darle la vuelta a la compañía? Posiblemente el tema de Alibaba le ofrezca unos meses más de tranquilidad, aunque los precedentes dan pocas razones para el optimismo. Scott Thompson duró apenas unos meses en el cargo. Carol Bartz fue despedida tras dos años y nueve meses como CEO. Jerry Yang, uno de los cofundadores de la compañía, estuvo solo 18 meses como CEO. El tic-tac del reloj es cada vez más fuerte. Marissa Mayer podría estar quedándose sin tiempo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor