Un chaval se dispara una ballesta en la cara y ni se da cuenta

Empresas

“Tío, ¿hay una flecha en mi cara?” Con esta frase tan característica empezó la odisea de Lewis Tavernier, un británico de 17 años que accidentalmente se disparó a sí mismo con una ballesta en plena cara y que milagrosamente ni ha muerto ni ha sufrido daños irreversibles. La foto parece cachondeo pero no lo es, se hizo en el hospital previo a la extracción de la flecha.

El caso es que la flecha penetró 3 pulgadas en el lado derecho de la cara del “afortunado” adolescente cuando se disparó tras dejar la ballesta con el seguro puesto y encima de un escritorio a un metro de él.

Cuando se disparó en el momento no lo notó y tuvo que preguntar a su amigo si tenía una flecha en la cara, ante eso le llevaron rápidamente al hospital, y seguro que en el trayecto alguien le echó agua bendita, plata o ajos para comprobar que era humano.

Un poco más abajo y habría perdido el habla, 2mm más y habría alcanzado un nervio matándolo. Tan sólo paso una noche en el hospital y al día siguiente ya pudo ir a su casa. Vamos, que no sólo tuvo una flecha en la cara, sino también una enorme flor en el culo. [The Daily Mail]

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor