Actualidad TI r2-d2

R2-D2 ahora es hinchable y teledirigido

Muchos hemos deseado tener junto a nosotros en más de una ocasión un eficiente droide astromecánico de esos especializados en ir silbando y chirriando pero que al final terminan salvando el día. Son variados los obstáculos existentes a que podamos disponer de nuestro propio R2-D2, uno de ellos, por ejemplo,el espacio que ocupa y lo pesados que pueden ser a la hora de transportarlos si se quedan sin energía. Ya podemos olvidarnos de esos inconvenientes gracias a este del que te hablamos hoy que resulta ser hinchable. A continuación puedes ver un vídeo del artefacto en funcionamiento.

Albornoz de R2-D2 para insolentes cabezudos amantes del baño

Si hay algo que los apasionados de Star Wars adoran es poder presumir de todo lo que rodea el Universo Galáctico siempre y en cualquier situación. Y aquella hábil jugada maestra de George Lucas en 1977 de reservarse los derechos sobre el merchandising derivado de “La guerra de las galaxias” es algo que no tiene fin. Mientras queden necesidades humanas e imaginación habrá objetos como el que centra hoy nuestra atención, este albornoz que homenajea a R2-D2 y al que sólo le falta silbar, pitar y chirriar. Algo tienes que poner tú de tu parte.

La Vespa R2-D2, tuneo galáctico a base de vinilo

Parece mentira lo que se puede conseguir con unas cuantas “pegatinas”. A base de usar vinilo adhesivo de colores recortado con pericia, una vespa de toda la vida se convierte en la personificación motera del más simpático personaje de Star Wars, R2-D2. Además junto con su frente androide, también tiene un detalle bastante simpático en la parte trasera.

A esta maleta R2-D2 sólo le falta seguirte de forma automática

Cualquier aficionado a Star Wars va a querer tener esta maleta, obra de Salvador Bachiller, y a la que sólo le podemos poner dos peros: no va siguiéndote de forma robotizada y no va acompañándote mientras silba y chirría como nuestro insolente cabezudo galáctico favorito. Pero démosle tiempo, cualquier día los avances de la Ciencia y la Tecnología nos darán esea alegría. De momento podemos ir tirando de ella por los espaciopuertos de la galaxia.

R2-D2 EX: el insolente cabezudo que lleva todas las estrellas del firmamento a tu salón

El Universo se expande por tu salón. Una galaxia muy muy lejana y unas cuantas más que le acompañan y que salen del proyector que, incrustado en la cúpula que corona este droide astromecánico por todos los fans de Star Wars conocido, se convierte en un planetario muy especial. La versión anterior del mismo ha sido mejorada y ahora, junto a las estrellas podrás ver proyectada la ominosa Estrella de la Muerte junto a algún otro personaje de la Saga Galáctica de Lucas.

Este R2-D2 guardará todos tus secretos [Veredicto: y que no se entere el Imperio]

Si tuvieras que confiar tus secretos a un droide de Star Wars está claro que R2-D2 debería ser tu elección, pues confesarlos al charlatán de C-3PO (que además dominaba millones de lenguas y dialectos diferentes) no parece la mejor idea. Ahora el insolente cabezudo más famoso de la galaxia se combinará con tu smartphone para que puedas mantener tus secretos a salvo del reverso tenebroso de la cotillería ajena.

Conduce tu propio R2-D2 desde dentro sin tener que reducir tu propio tamaño

La fundación Pide un Deseo se dedica a hacer realidad los sueños de los niños con unas condiciones de salud ciertamente precarias debido a las enfermedades que padecen pero quizá el que se ha cumplido en esta ocasión nos va a dar envidia a más de uno. Por que ¿quién no ha querido alguna vez manejar al legendario R2-D2 desde dentro? Nada de modelos de tamaño reducido (o incluso a tamaño real) manejados desde fuera por radiocontrol. Hablamos de meterte dentro del insolente cabezudo y  dirigirlo a placer como podréis ver en el vídeo que os ofrecemos a continuación.

La triste historia del R2-D2 del mundo real que salvaba vidas y terminó muriendo

Se llamaba en realidad Scooby-Doo, pero por su aspecto, características y proezas casi le queda mejor el nombre del insolente cabezudo más obstinado y sorprendente de la Galaxia.

Scooby-Doo era un iRobot PackBot, un robot de unos 30 kilos de peso cuya misión es reconocer el terreno, vigilar y llegado el caso desactivar artefactos explosivos. Dispone de cuatro cámaras, un brazo articulado y se labró una impresionante reputación en los teatros operacionales de Afganistán e Irak. Logró desactivar una veintena de bombas en Irak hasta que un día encontró la horma de su zapato dejándolo con el destartalado aspecto que luce en la foto.

R2-D2 se pasa al Snowboarding [Veredicto: un casco de una galaxia muy, muy lejana]

Siempre deseé bajar por las pistas nevadas a toda velocidad, realizando acrobáticos saltos con una plancha de Snowboarding mientras la gente me mira atónita desde el telesilla comentado “este insolente cabezudo acabará dándose un buen tortazo”.

Ahora con este casco inspirado de manera genial en el más famoso droid del universo Star Wars, el pequeño R2-D2 (posiblemente el robot más reproducido en el mundo con el merchandising más variopinto), mi sueño puede que se haga al fin posible. Y si el tortazo finalmente también se hace realidad, las buenas prestaciones de seguridad del casco espero que me protejan lo suficiente como para no quedar alelado de por vida, dando zumbidos y pitidos estridentes mientras hablo con mi alto amigo imaginario de latón dorado.

R2-D2 te lleva de viaje por las estrellas [Veredicto: el planetario más insolente y cabezudo de la galaxia]

A lo largo de 6 entregas pensábamos que habíamos descubierto todas las capacidades de un pequeño amasijo de cables enlatado en una especie de bidón de detergente con ruedas. Pero el bueno de Arturito siempre guarda alguna sorpresa (y no mencionaremos lo de volar).
Hoy te mostramos un R2-D2 que es capaz de llenar tu habitación de estrellas puesto que alberga en su interior todo un planetario. Y aún hay más.

El whisky ¿solo o con R2-D2?

Directamente desde el remoto mundo helado de Hoth.

Tus bebidas refrescarán mucho más en la canícula de este verano si empleas como cubitos de hielo estos con la forma del droide astromecánico más eficaz de la galaxia. Siempre está ahí para salvar el día. R2-D2 oculta mensajes, activa prensas de basura, emite comunicaciones, proyecta hologramas y ahora enfría tus bebidas. ¿Se le puede pedir más a este insolente cabezudo? Bueno, sí… ¡otra ronda! Y aún hay más.

Este invierno querrás estar calentito mientras te confunden con R2-D2

Por fin tendrás contenta a tu tía Enriqueta.

Tanto empeñarse la buena mujer en hacerte un jersey de lana y tú temblando cada vez que va a visitarte y te quiere tomar las medidas. Hazla feliz, hombre, que no te cuesta nada y este invierno podrás presumir de llevar un auténtico jersey personalizado estilo droide astromecánico. No te va a faltar más que silbar y chirriar para hacerle la competencia a R2-D2, ese obstinado e insolente cabezudo. Y aún hay más.

"Deja de fumar, insolente cabezudo" [Veredicto: C-3PO y R2-D2 al rescate de tus pulmones]

Esta campaña anti tabaco viene desde una galaxia muy, muy lejana, pero como viene acompañada por todo el poder de la Fuerza su mensaje permanece vigente a pesar de que tiene unos cuantos años.

Y es que por si aún te quedaban razones para seguir fumando hoy te piden que abandones se hábito nada más y nada menos que un androide de protocolo y su fiel complemento un obstinado droide astromecánico. Os mostramos el vídeo tras el salto… si es que Lando Calrissian no ha vuelto a olvidar arreglar el hiperimpulsor. Y aún hay más.

Pendrive USB de R2-D2: "los planos de la Estrella de la Muerte no están en la computadora"

Fue una de las primeras frases que escuchamos en “La guerra de las galaxias” y lo que venía a continuación era un cabreo muy fuerte del ominoso Señor Oscuro del Sith al que no le gustó nada no encontrar lo que buscaba.

Este pendrive con forma de R2-D2 nos permite utilizar la memoria del insolente cabezudo para almacenar nuestros datos más preciados y ya después podemos entregarlos para que los custodie a una guapa y valiente princesa. Y aún hay más.

El R2-D2 más grande que has visto inspecciona el universo

“Un R2-D2 gigante ha invadido la ciudad”, pensaría cualquiera que viera esta foto, si no supiera que en realidad es un disfraz que unos estudiantes algo locos le han puesto al observatorio Goodsell. Claro que el encargado del observatorio está más loco aún por dejarles. Puedes verlo en movimiento en el vídeo que tienes tras el salto.