Un chaval de 12 años consigue ir al cole gracias a un robot de telepresencia

Empresas

Misofóbicos y agorafóbicos como Sheldon Cooper aparte, los robots de telepresencia tienen una utilidad muy clara para gente que al vivir muy alejados o tener problemas físicos no pueden asistir presencialmente a los sitios. Esto último es el caso de un estudiante de 12 años de Arkansas, que gracias a un avanzado robot de telepresencia podrá por fin ir al cole como el resto de sus compañeros.

Zachary Thomason sufre una rara enfermedad que hace que sus músculos y huesos estén atrofiados y no pueda moverse, pero eso no evita que pueda usar un ordenador. Gracias a esto y a un robot de telepresencia creado por VGo, podrá asistir a clase y dar vueltas por el colegio sin problemas.

El robot está diseñado para ocupar el menor espacio posible y que tenga una visión relativamente elevada del entorno. Un sistema de tracción a dos ruedas con unas ruedas extra para estabilizarlo permiten que se mueva sin problemas.

Con una cámara orientable y con luces le permite saber donde está el robot, y una pantalla central permite que la gente pueda verle. Junto con el micro y los altavoces la integración con el entorno es casi total, faltándole únicamente un brazo robótico con el que poder manipular objetos y un táser para salvar a sus compañeros de los matones.

Con este sistema Zach podrá por fin ir a clase y asistir sin problemas a toda la jornada lectiva, con una autonomía máxima de 12 horas, aunque también es cierto que VGo sólo está disponible en EEUU y Canadá, además de que su precio no parece muy económico que digamos, con un coste mínimo de 6.000 dólares.

Viendo esto la verdad es que el sistema Oculus me parece una opción mucho mejor y más barata, aunque eso sí, necesita bastante más altura para que no termine siendo arrollado por las masas. [Ubergizmo]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor